Asesinaron a una mujer de 52 años de un balazo para robarle la cartera

Jueves 09 de Julio 2020

Susana Baglio fue interceptada por un ladrón cuando iba a visitar a su madre. Quiso aferrarse a su bolso y le dispararon en el pecho. Ocurrió en Ciudadela

El avance de la pandemia y efectos económicos comienzan a traducirse en un aumento del delito. Ayer, la víctima fue una mujer de 52 años, quien murió asesinada de un balazo en el pecho cuando se dirigía a la casa de su madre en la localidad bonaerense de Ciudadela

De acuerdo al testimonio de los vecinos, un ladrón inteceptó a la mujer para robarle su cartera y le disparó a quemarropa luego de intentar resistirse al asalto, informaron fuentes judiciales y policiales.

El hecho se registró a plena luz del día, alrededor de las 17.30 en el cruce de las poco transitadas calles de Juan Muñoz y Alianza, a apenas siete cuadras de avenida General Paz. La zona está cercana a la jurisdicción del mencionado distrito del partido de Tres de Febrero, donde anoche trabajaba personal policial en busca de rastros.

Fuentes policiales y judiciales indicaron a la agencia Télam que la víctima, a la que identificaron como Susana Viviana Boaglio, llegaba de visita a la casa de su madre cuando un delincuente la asaltó. La mujer vivía en el barrio porteño de Villa Devoto.

La mujer se resistió al robo de su cartera y el agresor efectuó un disparo que impactó en el tórax de la mujer, quien cayó al piso gravemente herida.

Según las fuentes, el delincuente huyó a la carrera y los vecinos llamaron a una ambulancia del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME), tras lo cual el personal médico constató que había fallecido a raíz de las lesiones sufridas.

Efectivos de la comisaría de Ciudadela fueron alertados por el crimen y comenzaron a recabar datos a través de los testigos ocasionales.

Además, los investigadores realizaban en las últimas horas un relevamiento en la zona en busca de cámaras de seguridad que hayan captado el momento del ataque. Personal de Policía Científica iniciaron las pericias correspondientes en la escena del crimen.

Si bien los investigadores no descartaban un conflicto o situación personal, el asesinato era investigado por la fiscal Gabriela Disnan por el delito de “homicidio en ocasión de robo” a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 del Departamento Judicial San Martín.

En junio, Ciudadela registró otro delito violento por robo de una camioneta Ford Ecosport que involucró tiroteos con las fuerzas de seguridad. En ese asalto murió Jorge Gabriel Padilla (40), uno de los ladrones que vivía en el monoblock 6 de Fuerte Apache. Padilla era padre de un hijo pequeño y según sus registros previsionales había trabajado durante seis años hasta mayo de 2019, en una reconocida empresa de alimentos. Luego perdió su empleo.

El Gobierno reconoció que la crisis económica y los efectos de la cuarentena obligatoria para contener la pandemia conllevará en los próximos meses en un aumento de la criminalidad, luego de una caída en los robos que se registraron en la primera etapa del aislamiento.

“El día que salgamos de la cuarentena vamos a tener un pico de delitos contra la propiedad, había advertido la interventora del Servicio Penitenciario Federal (SPF), María Laura Garrigós de Rébori. El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, había deslizado otra apreciación similar sobre la crítica situación social que está en marcha: “Por primera vez estamos deteniendo gente sin antecedentes que sale a robar para sobrevivir”.