“Centurión en mi equipo juega siempre”

SABADO 11 DE JULIO 2020

Reinaldo Merlo bancó fuerte a Ricky, dijo que si hubiera sido DT de Racing “habría pedido que se quedara” y relativizó el tema de su conducta: “Hablando, todo se entiende. Me fascina como jugador”.

A los 70 años, e n su departamento de Barrancas de Belgrano, Reinaldo Merlo lleva adelante la cuarentena con la misma disciplina que les inculcaba a sus equipos en el aspecto táctico. Salvo cuando sale para hacer compras, consume las horas en su casa entre llamados telefónicos con los amigos de toda la vida, limpia su casa con una obsesión desconocida hasta que se desató la pandemia, charla con su gente vía Zoom (una de las palabras que incorporó a su vocabulario), recorre series de Netflix… Y también se mantiene informado de lo que sucede en diferentes ámbitos de la actualidad. Por supuesto que está al tanto de todo lo que acontece en el plano deportivo porque mira, escucha y lee al respecto mientras extraña el regreso del fútbol en la Argentina.

Atento a las novedades de los equipos, lo que involucra a Racing, como no podía ser de otra manera, siempre lo tiene y lo tendrá con una atención más aguda. A propósito de esto, en las últimas horas hubo una noticia a la que, tal vez en otro momento, cuando dirigía, Mostaza hubiera preferido no hacer alusión por temor a generar alguna polémica. A la espera de ofertas para seguir trabajando, hoy el entrenador se siente mucho más cómodo hablando con una mayor solturas. Como se dice habitualmente, sin los filtros de antes. Así, expuso rápidamente su discrepancia con la Academia por la decisión de desprenderse de nuevo de Ricky (continuará en Vélez), esta vez con la venta del 50% del pase en 2.500.000 dólares. En sus argumentos, se paró en la vereda opuesta a la de Beccacece y bancó a muerte a Centurión. En su balanza pesa más el talento del volante que sus antecedentes de mala conducta.

“Yo sé que hubo problemitas con él… No sé cómo desarrolló todo, desde afuera no puedo hablar. Pero a mí, personalmente, como jugador me fascina. Si yo estuviera dirigiendo, lo querría tener en mi equipo. Centurión en mi equipo juega siempre. Son ese tipo de jugadores que ganan partidos”, le cuenta Merlo a Olé, con el claro esmero en ponerle énfasis a lo que relata aunque no haga falta: su vozarrón naturalmente le pone ese tono alto a cada una de las palabras que pronuncia.

-Por lo que decís, sus actos de mala conducta en Racing no te harían poner reparos.

-Hay que hablar con el jugador. Si uno lo quiere, le habla. Se ponen las reglas claras antes de arrancar, y listo. Hablando, todo se entiende… Porque es uno de los jugadores distintos que hay en el fútbol argentino. Y no hay muchos. Es desequilibrante, te gana partidos. A mí me encanta. Pero bueno, Racing habrá tenido sus motivos: el técnico, el presidente, la comisión directiva…

-¿Te sorprendió que Beccacece no pidiera que formara parte del plantel?

-Si yo fuera el técnico de Racing, pedía que se quedara. Seguro, eh. Porque ya ha demostrado en Racing y Boca que gana partidos. Y últimamente lo hizo en Vélez.

-¿En qué posición lo usarías?

-Es un jugador versátil que se mueve por todo el frente de ataque. Podés ponerlo por derecha, por izquierda… En el uno contra uno, en los mano a mano, gana siempre. Tiene buena gambeta, se saca uno o dos jugadores de encima, es muy difícil de controlar si tiene espacios y lleva la pelota con ventajas… A mí me encanta, me fascina Centurión.

-¿Imaginás que tendrá alguna chance de jugar en la Selección?

-Yo imagino que si arranca con un buen nivel la próxima competencia , será mirado para la Selección. Después decidirá el técnico, pero no tengo dudas de que es un jugador que tranquilamente podría jugar en la Selección.

-¿Te hace acordar a algún jugador del pasado?

-No me gusta comparar. Pero de afuera veo un jugador fenomenal. Que se entrene en la semana y juegue los domingos. Después, hay que tratar de que se porte bien. Eso se soluciona. Es un jugador muy importante, me gusta mucho. Pero bueno, te reitero, yo lo hablo de afuera. Racing sabrá lo que tiene que hacer.

Aunque en el Racing campeón de 2001 Mostaza tuvo jugadores que desnivelaban (Diego Milito y Maxi Estévez, por caso), ninguno tuvo la habilidad de Centu. Y se quedó con las ganas de contar en algún plantel con Centurión. A pesar de que afrontó tres ciclos en la Academia (2001-2002, 2006-2007 y 2013-2014), nunca dirigió al jugador, quien debutó en la Primera de Racing con Luis Zubeldía. Merlo, decididamente, tiene una debilidad por Centurión, más allá de que siempre se lo emparentó más con los equipos más luchadores. De mucha llegada a los jugadores que comandó, compromiso generado en ellos y relación hasta paternal, considera que deberían prevalecer las condiciones de Centu por sobre otras cuestiones. Y le cuesta entender cómo el club se prive de tener al “jugador distinto”.