Cómo actuaba la banda de Tania para usurpar casas en medio de tiroteos

Domingo 19 de julio 2020

El mismo día que imputaron a la mujer por liderar una banda de narcomenudeo, su cuñado fue acusado de un crimen y varias balaceras.

El nombre de Tania Rostro no sólo fue mencionado por liderar una red de narcomenudeo en la zona noroeste (ver página 31) sino también en la causa por el crimen de un vendedor ambulante en una balacera que no estaba dirigida a él. “El problema de fondo es el desalojo de viviendas que llevan a cabo los soldados enviados por Tania”, atestiguaron los vecinos de Sergio “Tabita” Barquero, un joven de 26 años querido en el barrio La Esperanza y por cuya muerte fue imputado el martes un cuñado de Tania Rostro.

   Las declaraciones que se leyeron en la audiencia imputativa contra Brian O., el tercer acusado por el crimen de Barquero, aludieron a su cuñada Tania como quien ordenó la balacera ejecutada la madrugada del 9 de diciembre de 2019 por cuatro jóvenes en dos motos. Pocos minutos después, desde la moto en la que no circulaba Brian balearon una vivienda de la misma cuadra al grito de “si no se van los vamos a matar a todos”.

   El crimen del vendedor barrial ocurrió a la 1.30 de aquel día en Pasaje 1381 al 1800 (Larrechea al 2100). Cuatro jóvenes en dos motos arremetieron a tiros con dos armas distintas, calibres 9 y 40, hacia el lugar donde Barquero conversaba con un grupo de personas. Él recibió un tiro letal en la zona sacra y otro vecino, Ever B., fue alcanzado por disparos en un brazo y las piernas. Esa misma semana fueron detenidos e imputados por el ataque Kevin Nahuel S., de 19 años, y Tomás Franco G., de 21.

   Según la evidencia citada la semana pasada por la fiscal de Homicidios Marisol Fabbro, desde un primer momento surgió que “Tabita” no tenía problemas con nadie: los vecinos dijeron que fue asesinado por estar en el lugar y el momento equivocados. Era padre de tres chicos de entre 4 y 10 años y se ganaba la vida como paquetero. Su viuda, Jorgelina, contó que esa noche había salido a entregar cuatro cajas de hilos y agujas que había vendido. “Él decía que estaba protegido por Cristo y que no iba a pasarle nada. Me dijo, llevo este encargo y vuelvo. Y no lo vi más”, dijo entonces, desconsolada.

   Siete días antes de la balacera en la que murió Barquero, un vecino de la misma cuadra había sufrido un ataque a tiros en el frente de su casa. Fue en un intento de usurpación cometido con la misma pistola 9 milímetros empleada en el crimen. Entonces, el hombre identificó por fotos, con nombres y direcciones a dos de los atacantes.

   La noche del 9 de diciembre el dueño de esa casa estaba escuchando música y alcanzó a ver las dos motos rojas que intervinieron en el crimen de “Tabita”: una Honda Titán y una Twister. Identificó a los ocupantes de la primera moto como los mismos que le habían disparado la semana anterior. Luego reconoció por fotos a quienes iban en la otra.

Un testigo protegido

“A unos metros de mi casa había un grupo de chicos reunidos y cuando pasaron estas dos motos tirando tiros les dispararon. El que falleció era un chico bueno, vivía a la vuelta”, manifestó ese vecino, que dijo haber sufrido los atentados para entregar su vivienda al grupo de Tania. Luego denunció haber sufrido amenazas y debió ingresar al Programa de Protección de Testigos.

   “El problema de fondo es el desalojo de viviendas que llevan a cabo los soldados que trabajan o son enviados por Tania Rostro. Ella vivía por Herrera y Ávalos y luego se mudó porque hizo mucho dinero. Estos desalojos los hacen para poner búnkers a cargo de ellos para vender droga. La policía no hace nada, tenían un búnker y se lo tiraron abajo los vecinos”, aportó, en la misma línea, otra persona del barrio.

   Un testigo de identidad reservada también apuntó a Tania por ordenar la balacera: “Lo que me enteré por comentarios de la gente del barrio es que los disparos que se efectuaron la noche del hecho iban dirigidos para la casa de «Kaku» y su grupo, que venden a la vuelta de Pizzurno y Larrechea, justo donde mataron al chico esa noche. La persona que envía a los que dispararon sería la contra de este grupo: es la Tania. Ella está en el pasillo de la otra cuadra, enfrente del policlínico. La persona que murió, «Tabita», no tendría nada que ver con todo esto”.

   Brian O. fue imputado como uno de los tiradores que iba de acompañante en la Honda Twister. Quedó en prisión preventiva por homicidio agravado, daño, lesiones graves y portación de arma. Había sido detenido el sábado pasado en uno de los allanamientos ordenados por la fiscal Haurigot para desarticular a la banda de Rostro, quien fue ubicada ese día en Polledo al 3500. El joven fue apresado en una casa de San Patricio al 1700 donde vivía con su pareja, la hermana de Tania. Además de estar mencionado como uno de los tiradores en el crimen de Barquero, un informe de inteligencia del Organismo de Investigaciones lo menciona como integrante de la “banda criminal presuntamente liderada por Tania Rostro”.