Con Centurión cerrado, Vélez va con todo por Gago

DOMINGO 12 DE JULIO 2020

Fernando, que se recupera de la lesión en su rodilla derecha, tiene decidido seguir jugando al fútbol y con la camiseta del Fortín. Conocé cómo sería el nuevo contrato.

El 30 de enero, en lo que terminó siendo el 1-1 entre Vélez y Aldosivi, Fernando Gago sumó un nuevo capítulo a su lista de lesiones, un mal que azotó su carrera deportiva pero que jamás lo hizo tirar la toalla. Y una vez más el volante central tiene ya decidido dar muestras de su fortaleza y seguir jugando al fútbol. Y, de no mediar ningún inconveniente de último momento, lo hará en el Fortín.

Este parate obligado por la pandemia de coronavirus le vino como anillo al dedo para enfocarse de lleno en su recuperación sin tener la presión de apurar una potencial vuelta. En febrero se le había realizado una importante operación para dejarle su rodilla derecha de la mejor forma después de la última rotura parcial de la plastia que sufrió en cancha. Los que lo conocen afirman que la intervención fue un éxito y que es prácticamente imposible que pueda volver a tener una lesión de gravedad en la zona después del procedimiento médico que se le realizó. Ahora, con 34 años cumplidos el pasado abril, Gago irá otra vez a la carga y las negociaciones con Vélez​ están muy avanzadas.

Gago entrenando en su casa con Gisela Dulko, su pareja.

El equipo de Liniers sufrió en marzo la renuncia de Gabriel Heinze​, amigo personal de Fernando y uno de los culpables en el buen sentido de que se pusiera la camiseta del club en su segunda etapa. Ahora el que manda es Mauricio Pellegrino, quien de todas formas ni dudó y ya dio el visto bueno para sumar a Pintita.

La dirigencia del Fortín puso quinta a fondo este fin de semana y avanzó hasta el punto de cerrar a un refuerzo top como Centurión, que también era pretendido por San Lorenzo. Y todo indica que la situación con Fernando, con quien vienen teniendo varias charlas positivas, correrá la misma suerte. ¿Cómo sería el vínculo? La extensión del contrato sería de 18 meses y la compensación económica constaría de un sueldo fijo más un plus por productividad. En su anterior regreso, cuando hasta el mismo Heinze se sorprendió de que se convirtiera en una fija en el equipo titular, se le pagaba únicamente por partidos jugados.