«El asesinato de Eduardo Trasante es un mensaje político mafioso muy fuerte»

MIERCOLES 15 DE JULIO 2020

El diputado provincial Carlos Del Frade llamó «a dejar de lado la mezquindad política para atacar el flujo de dinero que genera el narcotráfico en Rosario. La tarea pendiente de la democracia es terminar con la corrupción policial».

“El asesinato de Eduardo Trasante es un mensaje político mafioso muy fuerte”, afirmó hoy el diputado provincial del Frente Social y Popular Carlos Del Frade, al referirse al crimen de quien fuera concejal de Rosario ocurrido ayer a la tarde en su casa de San Nicolás al 3600. El legislador dijo además que “la gran tarea pendiente de la democracia en Argentina es sacarnos de encima los nichos corrupción en las fuerzas de seguridad que generan zonas liberadas o, lo que vemos en Rosario, Santa Fe y San Lorenzo, bandas narcopoliciales”.

El legislador se mostró conmovido por el asesinato del exedil Eduardo Trasante, ocurrido ayer a la tarde en su casa de San Nicolás al 3600, al sostener que se trata de “una muerte que no se puede llegar a dimensionar”, y en ese sentido llamó “a dejar de lado la mezquindad política y pensar en forma conjunta en atacar el flujo de dinero que genera el narcotráfico en el centro de la ciudad”.

El asesinato del ex concejal y pastor pentecostés, militante del partido político Ciudad Futura, conmovió a la ciudad. No sólo por su militancia en la causa por el Triple Crimen de Villa Moreno, en que murió su hijo Jeremías, y por buscar justicia por su hijo Jairo, también asesinado. Sino por la frialdad con que fue ultimado. Dos hombres llegaron a su casa y bajo un ardid lograron que les abrieran la puerta. De inmediato avanzaron hacia donde estaba Trasante y le dispararon delante de su pareja, dos hijas y una amiga de éstas.

En declaraciones al programa “Todos en La 8”, Del Frade, uno de los referentes de la política y el periodismo que más ha estudiado el avance del narcotráfico en la región, remarcó: “Lo que queda claro es el impacto político que genera el asesinato de Eduardo. Es un mensaje político mafioso muy fuerte. Por más que más adelante nos enteremos de las causas, pero hoy el mensaje es tremendo».

«No hay en la historia de Rosario, además del asesinato del diputado del PDP Mario Armas, muertes de dirigentes políticos de semejante envergadura desde el retorno de la democracia. También podría mencionarse el ataque al exgobernador Antonio Bonfatti, de octubre de 2013. O quizás desde el sicariato que se inauguró con el homicidio de Abel Borois, tesorero de la Federación de Camioneros, en noviembre de 2007, no hubo un crimen tan impactante en lo político”.

“Trasante peleaba alma por alma de cada pibe para que no sean soldaditos ni esclavos de los búnkers donde laburan doce horas encerrados desde afuera. Esa lucha le da hoy un mensaje político mafioso muy poderoso a la sociedad rosarina. Por eso tenemos que estar a la altura de tantas vidas que han sido robadas antes de tiempo en la sociedad rosarina. Sobre eso hay que trabajar mucho”, agregó.