Scoponi y Juan Manuel Llop: los héroes rojinegros en La Boca

Jueves 09 de Julio 2020

Norberto Scoponi y Juan Manuel Llop rememoran la hazaña del 9 de julio de 1991 cuando el Newell’s de Marcelo Bielsa dio el gran golpe ante Boca y gritó campeón

El Gringo Scoponi, extraordinario en la definición por penales, y el Chocho Llop, impasable jugando como líbero, fueron los puntos más altos de la histórica consagración leprosa. En diálogo con Ovación, los recuerdos imborrables de aquella gesta del 9 de julio de 1991.

SCOPONI: “ERA UNA FIESTA PARA BOCA Y NEWELL’S SE SOBREPUSO A TODO”

“Lo primero que se me viene a la cabeza es la presión que había dentro del campo de juego y afuera, incluso antes de llegar al estadio. La final era en la Bombonera y era una fiesta para Boca, no para Newell’s. Estaba todo orquestado para que salga campeón Boca. Newell’s se sobrepuso a todo eso y sacó la final adelante”, le confió ayer a Ovación Norberto Scoponi, el héroe rojinegro en la definición por penales en la Bombonera en la conquista épica de 1991. El Gringo, que está en México, actualmente integra el cuerpo técnico de la selección azteca que comanda el Tata Martino. Y admitió: “El jugador no alcanza a disfrutar al ciento ciento en el momento como lo hacen los hinchas y luego sí con el paso del tiempo lo veo y me emociona más que en el momento que lo gané”.

   “Era una cancha barrosa. Fue un partido muy trabado. Nos se dieron muchos pases seguidos. Se golpeó mucho. No hubo tanto fútbol. Está bien que en las finales es normal que no haya fútbol y que haya mucho roce y que no se juegue bien. Pero igual Newell’s estuvo muy bien parado. Ese equipo de Bielsa estaba bien organizado en la cancha y trabajaba muy bien la pelota parada, además de tener un gran despliegue físico. Nosotros perdimos pronto en el primer tiempo a Gerardo (Martino), lo sacaron de la cancha, que para nosotros era un jugador fundamental porque dentro del campo de juego manejaba los ritmos y la forma de jugar del equipo. El Tata era una pieza clave para ese equipo y sin él igual pudimos sobrellevar la situación”, recordó Scoponi.

   “Tuve una tapada muy difícil a la Vieja (Gerardo) Reinoso antes del gol de Boca, que agarro la pelota abajo. Ese día parecía que tenía un imán, todas las pelotas me venían a mí. No se me escapaban, las controlaba bien. El campo de juego estaba muy difícil por el barro, pero pude responder bien. Estaba siempre bien parado y bien ubicado. Donde pateaban estaba yo. Siempre me caractericé por ser un arquero de colocación y no volador. Ese día estábamos todos muy concentrados para sacar el partido adelante”, rememoró el Gringo.

   Además contó que “Marcelo (Bielsa) siempre nos pidió concentración y en su forma de hablar estaba presente la motivación. El equipo siempre estuvo a la altura del encuentro. Concentrado y metido, tanto en el partido como en los penales”.Con el paso de los años al título se le da mucha más importancia por quedar en la historia del club

   A la hora de la definición desde los 12 pasos, recordó que “en los penales estaba tranquilo. Me sentía bien. Adivine los primeros dos y los atajé (Graciani y Claudio Rodríguez). Eso le dio mucha confianza a los compañeros que después les tocó patear. Después cuando Walter Pico pegó el tiro en el travesaño salí corriendo hasta afuera del área y me arrodillé junto con el Chocho Llop, chocamos las rodillas, y enseguida llegaron todos y nos abrazamos. También se sumó Bielsa y festejamos todos juntos. Hicimos historia saliendo campeón y dando la vuelta olímpica en la cancha de Boca”.

   “Este título es cada vez es más importante. Uno como jugador nunca vive las cosas en el momento. A medida que va pasando el tiempo uno lo va analizando y viendo mejor, más sereno, y eso te llena de recuerdos. El jugador no alcanza a disfrutar al 100 por 100 en el momento como lo hacen los hinchas y luego sí con el paso del tiempo lo veo y me emociona más que en el momento que lo gané. Uno en ese momento no tenía la dimensión de lo que fue ese campeonato. Y con el paso de los años al título se le da mucha más importancia por quedar en la historia del club”, concluyó el Gringo.

Festejo Loco. Bielsa celebra el título con emoción.

Festejo Loco. Bielsa celebra el título con emoción.

LLOP: “EL MENSAJE ERA ENTRAR EN LA HISTORIA Y LO CONSEGUIMOS”

Para mí el título con Newell’s en la Bombonera fue uno de los hechos más lindos que me pasó en la vida. Porque entramos en la historia. Por el partido en sí, por el rival también, por cómo se dio todo. Los festejos posteriores también fueron impresionantes. El mensaje era entrar en la historia y salir campeones en la cancha de Boca. Eso fue lo que hicimos. No nos permitíamos no lograrlo. Esta fue la fortaleza anímica del grupo”, le confió ayer Juan Manuel Llop a Ovación, ahora DT de Platense, y una de las figuras más relevantes de la final inolvidable en la que los rojinegros vencieron a Boca en la serie de penales el 9 de julio de 1991.

   “Fue una de las cosas más lindas que me pasó en la vida. No habíamos tenido una buena segunda parte de la temporada y nos citaron a dos jugadores a la selección (Fernando Gamboa y Darío Franco). Marcelo Bielsa ahí tuvo una decisión muy acertada en no contratar refuerzos y apostar por los jugadores que veníamos haciéndolo en el club. Yo cambié de posición y otros compañeros también. Todos estuvimos a la altura”, enfatizó el Chocho, que jugó de líbero.

   Además relató que “ya en el primer partido que jugamos de local en cancha de Central jugué de líbero, algo que habíamos entrenado en la semana previa y no había salido tan bien en la práctica de fútbol, pero Bielsa insistió y lo corrigió. Hicimos un buen partido en Rosario y después en Buenos Aires. Anímicamente estábamos muy bien, más allá de la calidad de los jugadores que teníamos. Teníamos que entrar en la historia, ese era el mensaje del cuerpo técnico y los jugadores queríamos hacerlo”.Teníamos que entrar en la historia, ese era el mensaje del cuerpo técnico y los jugadores queríamos hacerlo  

 “El significado de salir campeón en la cancha de Boca potenció la figura de todos. No es común salir campeón en la Bombonera. El contexto era adverso desde donde lo mires. Igual nosotros no queríamos que se suspenda el partido. Había llovido mucho en la previa. No nos cobraron un penal claro a Pochettino, el Tata sufrió una lesión muy grave que fue rotura de meniscos por la patada de Moya, que era para roja y no pasó nada y hubo un gol de Ariel Cozzoni mal anulado por posición adelantada. Y a pesar de todo nos sobrepusimos y ganamos en los penales. Por eso hago mucho hincapié en que queríamos entrar en la historia”, confió uno de los héroes leprosos de la Bombonera.

   Además reveló que “el día anterior practicamos penales y en la cancha cada uno eligió cómo ejecutarlo. Y el Gringo Scoponi estuvo muy bien, más allá de que siempre nos reímos porque su fuerte no eran los penales, pero nos dijo que nos quedemos tranquilos que alguno iba a atajar. También colaboró mucho desde lo anímico el profesor Jorge Castelli. Y Bielsa nos motivó para que sea nuestro partido y nos dijo que teníamos que salir felices en la cancha de Boca y así fue”.

   Llop también ejecutó un penal y el recuerdo es imborrable. “El traslado desde la mitad de la cancha hasta patear el penal te hace pensar un montón de cosas y por suerte pude convertir. El arco parecía que medía solo un metro por un metro, estaba la gente de Boca atrás, pero arriba estaban los hinchas de Newell’s, que se hicieron sentir muchísimo con todo el estadio en contra”.

   Y a la hora de la consagración destacó: “Soy el primero en abrazar al Gringo en el festejo. Con él compartimos más de diez años la concentración. Eramos un grupo muy unido, comprometido, con un sentido de pertenencia muy fuerte a la institución. Y también con mucha alegría. A medida que pasan los años el recuerdo cobra cada vez más importancia y más ahora con en el parate por la pandemia que uno tiene más tiempo para recordar y valorar”.

De la casa. Scoponi, Llop y Cozzoni, referentes leprosos.

De la casa. Scoponi, Llop y Cozzoni, referentes leprosos.