Tevez: la chance del retiro y más preguntas…

Miércoles 01 de Julio de 2020

Las desgastantes charlas por la renovación de su contrato hacen que vuelva a escena la posibilidad de que Carlitos se despida del fútbol. Aquí, todas las respuestas de la negociación…

¿Cómo está hoy la situación de Tevez?

En punto muerto. O peor: con el lastre de diez días de mucha tensión por el fuego cruzado mediático, llamadas calientes y el ida y vuelta de una negociación desgastante. El último episodio lo dice todo: Tevez, en principio, aceptó finalmente la oferta primaria que le había hecho Boca por un año (sin cláusula de salida). El Consejo tomó el sí de Carlitos, pero le agregó seis meses más como cláusula de extensión por una cuestión legal (según estableció AFA, los contratos ahora deben ser de enero a diciembre, por lo cual, para ajustarse a eso, hoy sólo se puede firmar por seis meses o por 18) y le sumó razones deportivas.

¿Cuál fue la reacción de las partes?

Cuando parecía que se estaba cerca del arreglo, otra vez la rispidez. «Una vez que decimos que sí al año que ellos querían, nos dicen que ahora la propuesta es por un año y medio. Es de no creer», se quejan desde el entorno de Carlitos. «Le estamos dando más tiempo, lo que Tevez pidió de entrada, para ajustarnos al plano legal y no volver a negociar. Además, para que no nos agarre el final del contrato en plena competencia, ya que no sabemos cuándo va a terminar esta Copa y cuándo va a empezar la otra. Y Tevez puede decir al año que no sigue. Pero tampoco le convence», aseguran desde el círculo de Riquelme.

¿Cuál es la diferencia ahora?

De duración. O más que nada, de formato. Boca ofrece 18 meses divididos de esta manera (12 más 6). Y Tevez pretende que su contrato empiece y finalice en un tiempo exacto, para no tener que definir en algún momento si sigue o no. O que en todo caso, que tenga una primera salida a los seis meses (6 + 12 como pretendía de entrada), por si la situación deportiva y de convivencia no acompaña.

¿No es una cuestión de dinero?

En un momento lo fue. Hoy la parte económica, que tanto jugó en esta historia, no pareciera ser un obstáculo. De hecho, dejó de serlo desde el momento en el que Tevez dijo que iba a donar su salario.

¿Cómo fue la cronología de la negociación?

El primer ofrecimiento de Boca a Tevez fue por un año, del 1 de julio de 2020 al 30 de junio de 2021, sin cláusula de salida, con una oferta económica que incluía una fuerte rebaja salarial. Tevez responde con otra propuesta económica (alta) y con un vínculo de seis meses con opción a un año más (18 meses total). El club rechaza esa opción y ratifica su propuesta de un año, pero le otorga una mejora salarial. Carlitos otra vez se mantiene en los seis meses que declaró públicamente. El Consejo envía una nueva respuesta sosteniendo que la oferta es por 12 meses. El capitán habla con Ameal y decide aceptar. Desde el club le responden que todo ok el año, pero que a su contrato hay que agregarle seis meses más para llegar a diciembre del 2021.

¿Riquelme verdaderamente quiere renovarle?

-Desde el entorno de Román ratifican la idea primaria: quieren que Tevez tenga el retiro en Boca que Riquelme no tuvo en la gestión Angelici. Y que si no lo quisieran, no le ofrecerían por 18 meses, que en principio (pandemia de por medio) incluye la chance de que el Apache juegue dos Libertadores. Desde el círculo del ídolo dicen que tantas idas y vueltas (sobre todo la última, una vez que el 10 había aceptado el año) es un operativo desgaste para que Carlitos pegue el portazo y cargue con el peso de esa decisión.

¿Por qué el Consejo se enojó con Carlitos?

-Por la intención de Tevez de querer firmar por seis meses y su postura prescindente de lo económico (al punto de manifestar su deseo de donar el dinero de su contrato a una entidad benéfica), cuando en la previa había negociado fuerte. Incluso solicitando un dinero «imposible de pagar», según dicen el entorno de Román. Por eso, ese cambio de discurso, molestó: Riquelme, Bermúdez, Delgado y Cascini se sintieron engañados y vieron detrás de esa movida una mano del «angelicismo». Además, también cayó muy mal que la respuesta fuera primero por radio ante que al Consejo, con el que venía negociando.

¿Por qué Carlitos se enojó con el Consejo?

-Porque salieron públicamente a destratarlo, desde el momento en el que Bermúdez y Cascini dijeron que cuando ellos llegaron al club, él era «un ex jugador». Que en el marco en el que se había dado todo (Tevez figura y goleador del equipo campeón) era una consideración innecesaria, provocativa y con falta de tacto. Pero fundamentalmente, al capitán lo enojó que hicieran trascender el aspecto económico, diciendo que «iba a ser el mejor pago del plantel». Consideraba que eso debía tratarse en el ámbito privado.

¿Cuál es el papel de Ameal?

-Está corrido de la negociación. Es propiedad del Consejo tratar todos los temas vinculados al fútbol, pero él es el presidente del club y no pudo intervenir. Charló con Tevez y tampoco logró que las partes se unieran. Del lado del Apache dicen que el presidente le pidió que arregle por un año y que Carlitos le hizo caso y por eso aceptó. Del lado de Román, que Ameal le dijo que si quería seguir, que lo arreglara con Riquelme y Cía, que ellos llevaban la gestión. En cualquier caso, le sacó una duda esencial al Apache, quien le preguntó a Jorge Amor si realmente lo querían en el club. La respuesta fue sí.

¿Cuál es la postura de Russo?

-Miguel está en el medio de esta batalla, aunque sin participación. Quiere a Tevez en el plantel y pidió por su renovación, pero respeta las negociaciones que están llevando las partes sin intervenir. A su favor es que fue el técnico que logró potenciar a Carlitos en la cancha, cuando venía en bajo nivel y sin crédito: le respetó la capitanía y lo hizo líder futbolístico del campeón.

¿Hay chances de que Tevez arregle así?

-Hoy la situación está difícil, pero sí. Aunque está claro que esta disputa dejará secuelas que pueden condicionar todavía más la convivencia. Si Tevez le da okey a los 18 meses de la forma que le propone el club o si el club acepta una posible salida a fin de año, todo seguirá su curso. Pero el cambio en las reglas del juego tiene su impacto. Carlitos, en principio, se tomaría un tiempo para responder: busca enfriar una situación por demás tensa.

¿El retiro es una opción?

-Sí. Hoy vuelve a escena. Sobre todo, teniendo cuenta este desgaste por la renovación de su contrato. Tevez quiere seguir jugando, tiene sed de revancha en la Copa Libertadores y, sobre todo, quiere despedirse en cancha con la gente. Pero también sabe que volver a los 36 años de este parate no es fácil. Y mucho más, después del nivel que tuvo en el tramo final del campeonato. Por eso habló de jugar seis meses más para probarse. Pero todo ese combo, en un escenario de renovación tan complejo, puede disparar la idea de irse ganador y campeón. Y que su última imagen en Boca lo deje para la eternidad gritando el gol del título en el alambrado de la Bombonera.