Un político conservador y tecnócrata asume como nuevo primer ministro en Francia

Viernes 03 de Julio de 2020

Producto de la derrota del oficialismo en las elecciones municipales y tras haber transitado el tramo más grave de la pandemia de coronavirus, el presidente Emmanuel Macron designó a Jean Castex en un nuevo período en el que su política será más social y con un componente más ecológico.

El conservador Jean Castex asumió como primer ministro de Francia, después de que el presidente Emmanuel Macron dispusiera cambios en el gabinete del Gobierno producto de la derrota del oficialismo en las elecciones municipales y tras haber transitado el tramo más grave de la pandemia de coronavirus.

Esta mañana, el hasta ahora premier Édouard Philippe formalizó su renuncia ante Macron, «que la aceptó», informaron fuentes de la Presidencia, antes de que el propio mandatario anunciara en una entrevista con medios locales que Castex lideraría al Gobierno en un nuevo período en el que su política será más social y con un componente más ecológico.

Poco después, en un comunicado, el político conservador de 55 años, que desde 2008 es alcalde de Prades, un municipio de los Pirineos Orientales, anunció que aceptó el nombramiento «dadas las circunstancias excepcionales» que enfrenta el país y dijo ser consciente de «la inmensidad de la tarea».

El Gobierno inicia una nueva etapa”JEAN CASTEX
El pase de poder entre Philippe y Castex tuvo lugar esta misma tarde en el parisino Palacio de Matignon, residencia del primer ministro, en un acto marcado por la crisis provocada por la Covid-19.

«Hoy, como decidió el presidente de la República, el Gobierno inicia una nueva etapa, que será en gran parte dictada por un contexto que es nuevo, pesado y difícil», dijo Castex en su discurso de asunción, reportó el vespertino Le Monde.

«La crisis sanitaria lamentablemente no ha terminado (…) La crisis económica y social, ya está aquí», agregó el flamante premier, quien instó a «reunir a la nación» para hacer frente a esta situación.

Castex destacó, asimismo, los logros del Gabinete saliente y la labor de Philippe durante estos tres años que, a su criterio, «quedarán marcados en la historia» del país.

Si bien señaló que ambos tienen «estilos diferentes», estimó que comparten una «comunidad» de valores democráticos y republicanos.

Philippe, visiblemente emocionado, agradeció sus palabras y deseó «buena suerte» a su sucesor en el «honor inmenso» y la «pesada carga» que, a su juicio, supone dirigir el Gobierno.

«Conociendo su sentido político y su rigor intelectual, no tengo dudas que sabrá hacerle frente», concluyó.

La composición del nuevo Gabinete debería conocerse antes del próximo miércoles, día en que se celebrará el próximo consejo de ministros, consignó el diario Le Figaro.

Asociado a una derecha social y moderada, Castex ocupó varios puestos regionales y algunos de segundo nivel en diversos ministerios, como el de secretario general adjunto de la Presidencia bajo Nicolas Sarkozy entre 2011 y 2012.

Miembro del partido Los Republicanos, se había mantenido alejado del oficialismo hasta septiembre de 2017, cuando pasó a ser delegado interministerial para la organización de los Juegos Olímpicos de París de 2024; una función que abandonó en abril pasado cuando recibió el encargo de diseñar la estrategia de salida de las restricciones aplicadas por la crisis del nuevo coronavirus en Francia.

El conservador Jean Castex asumió como primer ministro de Francia, después de que el presidente Emmanuel Macron dispusiera cambios en el gabinete del Gobierno producto de la derrota del oficialismo en las elecciones municipales y tras haber transitado el tramo más grave de la pandemia de coronavirus.

Esta mañana, el hasta ahora premier Édouard Philippe formalizó su renuncia ante Macron, «que la aceptó», informaron fuentes de la Presidencia, antes de que el propio mandatario anunciara en una entrevista con medios locales que Castex lideraría al Gobierno en un nuevo período en el que su política será más social y con un componente más ecológico.

Poco después, en un comunicado, el político conservador de 55 años, que desde 2008 es alcalde de Prades, un municipio de los Pirineos Orientales, anunció que aceptó el nombramiento «dadas las circunstancias excepcionales» que enfrenta el país y dijo ser consciente de «la inmensidad de la tarea».

El Gobierno inicia una nueva etapa”JEAN CASTEX
El pase de poder entre Philippe y Castex tuvo lugar esta misma tarde en el parisino Palacio de Matignon, residencia del primer ministro, en un acto marcado por la crisis provocada por la Covid-19.

«Hoy, como decidió el presidente de la República, el Gobierno inicia una nueva etapa, que será en gran parte dictada por un contexto que es nuevo, pesado y difícil», dijo Castex en su discurso de asunción, reportó el vespertino Le Monde.

«La crisis sanitaria lamentablemente no ha terminado (…) La crisis económica y social, ya está aquí», agregó el flamante premier, quien instó a «reunir a la nación» para hacer frente a esta situación.

Castex destacó, asimismo, los logros del Gabinete saliente y la labor de Philippe durante estos tres años que, a su criterio, «quedarán marcados en la historia» del país.

Si bien señaló que ambos tienen «estilos diferentes», estimó que comparten una «comunidad» de valores democráticos y republicanos.

Philippe, visiblemente emocionado, agradeció sus palabras y deseó «buena suerte» a su sucesor en el «honor inmenso» y la «pesada carga» que, a su juicio, supone dirigir el Gobierno.

«Conociendo su sentido político y su rigor intelectual, no tengo dudas que sabrá hacerle frente», concluyó.

La composición del nuevo Gabinete debería conocerse antes del próximo miércoles, día en que se celebrará el próximo consejo de ministros, consignó el diario Le Figaro.

Asociado a una derecha social y moderada, Castex ocupó varios puestos regionales y algunos de segundo nivel en diversos ministerios, como el de secretario general adjunto de la Presidencia bajo Nicolas Sarkozy entre 2011 y 2012.

Miembro del partido Los Republicanos, se había mantenido alejado del oficialismo hasta septiembre de 2017, cuando pasó a ser delegado interministerial para la organización de los Juegos Olímpicos de París de 2024; una función que abandonó en abril pasado cuando recibió el encargo de diseñar la estrategia de salida de las restricciones aplicadas por la crisis del nuevo coronavirus en Francia.