“Yo sólo quiero volver a jugar a la pelota”

DOMINGO 12 DE JULIO 2020

El Chelito Delgado le contó a Olé por qué busca un nuevo club, en México o Argentina, para seguir en el fútbol, a punto de cumplir 39 años. “No pasa por lo económico”, dijo.

César Delgado tuvo una larga etapa en el fútbol profesional. Tras su aparición en Rosario Central, en 2001, su transferencia en 2003 a Cruz Azul de México, donde jugó cinco años, tres temporadas en el Lyon, luego cinco en Monterrey, el regreso al Canalla y dos años en Central Córdoba de Rosario. Hasta que en 2019 terminó su etapa profesional. Aunque la última semana sorprendió con su decisión de seguir en el fútbol…

«Yo no estaba jugando, pero yo no anuncié mi retiro. Es un deseo que tengo, me dieron ganas de jugar nuevamente a la pelota, simplemente por eso. Tomó repercusión porque en Twitter puse ‘allá vamos, México’. Pero tengo ganas, y es mi deseo de poder jugar en México o acá mismo en Argentina. Esta situación de la pandemia dificulta todo. Cuando pase este problema ya sabré dónde, por ahora vamos entrenando en lo que se pueda, para llegar bien más adelante», explica el Chelito, cerca de cumplir 39 años.

-¿En qué equipo jugarías?

-No tengo equipo, he hablado con varios clubes que se han acercado y me han preguntado. Estamos esperando que pase la pandemia. Yo tengo muchas ganas de jugar…

-Vos decís jugar a la pelota, ¿esto no pasa por lo económico?

-No. Me preguntaron en México porque abren una liga nueva, me explicaron hay un salario tope, no pasa por lo económico. Pasa por mi deseo de estar en un vestuario, en una cancha, de volver a entrenar todos los días. Todo este año que estuve parado disfruté de otras cosas. Aunque el fútbol se extraña y se necesita más que cualquier cosa.

El Chelito en un festejo con Cruz Azul.

El Chelito en un festejo con Cruz Azul.

-¿Te ilusiona jugar en la Segunda de México sin que haya ascenso?

-Sí, porque sólo quiero volver a jugar a la pelota. Más allá de que no haya ascenso, es una lindo lugar para jugar al fútbol y disfrutar. Es una buena oportunidad para seguir ligado al fútbol.​

El Chelito en un festejo en Rayados de Monterrey.

El Chelito en un festejo en Rayados de Monterrey.

-¿Y por qué estuviste un año sin jugar?

-Había terminado el torneo y nos habían dado vacaciones. No estaba bien físicamente, estuve un mes parado. Ahí me costó volver, luego llegó el invierno, como que me había alejado en ese sentido. Por eso no regresé a Central Córdoba y estuve un año parado. Disfrutaba otras cosas, la escuela con mis hijos (Dulcinea de 16 años y Santino de ocho), de las cosas diarias de la vida cotidiana.  

-En tu última etapa de Rosario Central, ¿pensás que pudiste rendir más de lo que diste?

-No me arrepiento de nada, no me hago reproches. Pasó el tema del doping, no fue por culpa mía. Todas las noches me voy a dormir tranquilo. Obviamente que me hubiera encantado no terminar de esa forma, por el doping, que fue algo ajeno a mí, que me hizo daño.

-Vos argumentaste que te aplicaron una inyección que no sabías qué sustancia tenía…

-Sí, fue una inyección, pero yo no tenía conocimiento de lo que me ponía el médico (NdeR: tenía betametasona). Jugué muchos años como profesional y siempre confié en los médicos, de Argentina, México y Francia. El equivocado no fui yo. Por eso estoy tranquilo. Tuve que cumplir un año de sanción porque con la apelación no se pudo bajar la pena.

Delgado en el partido ante River de Montevideo, Uruguay, cuando le dio positivo el control antidoping.

Delgado en el partido ante River de Montevideo, Uruguay, cuando le dio positivo el control antidoping.

-¿Le guardás rencor al médico?

-Nunca le reproché nada al médico, confié en él y nada más. El tiempo después me dio la razón. Pinola no pudo ir a la Selección por un inyectable, Musto dio positivo y no pudo ir a River. Ese médico ya no está en Central, le jugó en contra la falta de experiencia. Nunca le deseé el mal al médico, sólo quería que me dijera que se equivocó, porque el perjudicado fui yo. A mí me dolió lo que pasó, pero el doc es una buena persona, un pibe bárbaro. Es lamentable para él porque ya no está trabajando en el club, se llevaba bien con los jugadores.  

-¿Qué significó para vos haber trabajado con Marcelo Bielsa,con quien ganaste la medalla de oro en Atenas 04?

-Tengo los mejores recuerdos con Marcelo, como persona, por su forma de trabajar. Aprendí muchísimo al lado de él, y entrenando con él. Hoy en día, como siempre digo, me gustaría que me entrene Bielsa, me pone muy contento que le vaya bien en el Leeds, siempre lo sigo cuando agarra algún equipo. Siempre está buscando mejorar y perfeccionar. Es un Loco ganador, trabajador, que siempre busca explotar no sólo al equipo, sino las condiciones del jugador.

El Chelito Delgado en la final ante Paraguay, de Atenas 2004, ante Carlos Gamarra.

-Tu amigo el Kily González agarró Central, ¿cómo lo ves?

-Siento que le va a ir muy bien, tiene una gran experiencia, fue entrenado por buenos técnicos, jugó mucho tiempo en Europa. Le va a ir de maravillas, tiene espalda, un carácter muy fuerte, sabe lo que quiere, conoce muy bien el club, de pibe. Más allá de cómo quiere a Central, tiene una trayectoria que le va a venir muy bien al club en todo sentido. Va a hacer lo mejor para que el equipo sea protagonista, por su personalidad, sus ganas y sus deseos va a potenciar el equipo.

-¿Qué recuerdos tenés de tu paso por el fútbol francés?

-Mi mayor aprendizaje fue adaptarme a ese fútbol tan difícil, tardé seis a ocho meses, desde lo físico primero. Después, el frío, el idioma. Fue complicadísimo, pero mentalmente me hice fuerte. Uno de mis objetivos era plantarme y jugar la Champions, llegamos a una semifinal, me gané la titularidad en un plantel rico. 

El Chelito Delgado en un festejo en el Lyon.

El Chelito Delgado en un festejo en el Lyon.