«A mí no me van a apretar estos cachivaches», dijo Marcelo Sain

Viernes 11 de setiembre 2020

El ministro de Seguridad fue muy duro con los manifestantes de la policía y con los abogados que los representan.

El ministro de Seguridad, Marcelo Sain, sostuvo que detrás de las protestas policiales en Rosario “hay fuego amigo”. Sectores de la oposición dentro del propio gobierno que quieren “manejar y manipular políticamente” a la fuerza para sus fines particulares. “Y no estoy hablando de sectores de la oposición, o por lo menos partidaria”, aclaró. Además, señaló que detrás de las peticiones de los agentes retirados y familiares que desde el miércoles acampan frente a la sede de la Unidad Regional II, hay “cachivaches” y abogados “de policías feos”.

Sain identificó a dos grupos que pretenden capitalizar las protestas y que acercaron sendos petitorios. Uno de ellos, señaló, lo integran los autodenominados “sindicatos policiales”: Apropol y Utrapol, conducidos por “pseudo sindicalistas”, como Alberto Martínez y Miguel Salazar. El otro sector, agregó, lo encabezan los abogados Evelyn Andreozzi y Jorge Bedouret. De la primera dijo que “es hija de un ex jefe de la Unidad Regional XVII ligado al senador departamental de San Lorenzo que se dedica a defender a policías feos, policías con problemas con la ley”; y del otro que “es uno de los históricos letrados de la banda Los Monos”. Esos dichos llevaron a la Cámara de Senadores santafesinas a emitir un duro comunicado de repudio.

En ese sentido, remarcó que algunas de estas personas “salían engordados de felicidad con (el ex ministro de Seguridad y actual diputado Maximiliano) Pullaro”. “Con nosotros se hacen los Saúl Ubaldini, pero van a salir gordos de aprendizaje, de cómo se gestiona la seguridad. A mi no me van a apretar esto cachivaches”, advirtió.

En contacto con el programa Radiópolis (Radio 2), el ministro aclaró que todos los agentes activos siguen patrullando. “La policía de Santa Fe trabaja normalmente y tuvieron que hacer los relevos de guardia en la calle para evitar problemas mayores” en Jefatura. Y anunció que hay en curso una investigación penal sobre el intento de impedir la salida de patrulleros por parte de algunos manifestantes.

El ministro dijo que la provincia “no puede pagar lo que piden. Tienen que entender que hay empleados estatales, médicos, enfermeros, docentes y una política salarial que se planteó con (los gremios) ATE y UPCN la semana pasada. Desde el Ministerio, logramos que la policía se incorporara a ese acuerdo”, dijo.

“Me cuestionan que (en la propuesta salarial hecha el miércoles) diferencié al policía de calle del administrativo. El 46% de la policía de Santa Fe es administrativa. No quiero eso. Es una deformación institucional. Si fuera una fábrica, se funde. No lo hace porque es el Estado. Le quiero poner la plata en el bolsillo a los que están en la calle”, argumentó el funcionario.