Lo condenaron a 33 años de cárcel por el crimen de un taxista

Lunjes 07 de setiembre 2020

Marcelo Ignacio Bruno, de 36 años, fue sentenciado en juicio oral como coautor del homicidio de Fernando Javier Rodríguez ocurrido en 2017. Del hecho participó un joven que entonces era menor de edad.

Un hombre fue condenado a 33 años de prisión como coautor del homicidio del taxista Fernando Javier Rodríguez ocurrido en diciembre de 2017 en la ciudad de Santa Fe. Se trata de Marcelo Ignacio Bruno, de 36 años, quien al término de un juicio oral fue encontrado culpable del delito de homicidio en ocasión de robo por un hecho cometido junto con un adolescente. El fallo fue resuelto en forma unánime por el tribunal conformado por los jueces Héctor Gabriel Candioti, Susana Luna y Leandro Lazzarini que, al mismo tiempo, absolvieron al acusado de otra imputación por amenazas en otro hecho.

Los fiscales Andrés Marchi y Cristina Ferraro habían pedido 35 años de cárcel para Bruno por el delito de homicidio críminis causa, que refiere al que se comete para ocultar otro delito, en este caso un robo a mano armada. Si bien la pena se acerca a la requerida por la acusación, los fiscales dijeron que aguardarán conocer los fundamentos para saber si apelarán la resolución.

Falsos pasajeros

Rodríguez fue asesinado pasadas las 23 del lunes 11 de diciembre de 2017. Minutos antes el taxista había subido como pasajeros a Bruno y a un adolescente que entonces era menor de edad. Según recordaron los fiscales, cuando llegaron a inmediaciones de Crespo y Juan Díaz de Solís, ambos intimidaron al chofer con un arma de fuego para apoderarse de sus pertenencias.

“Como no lograron concretar el robo, con el aval de Bruno y luego de que se bajaron del vehículo, el menor disparó contra el chofer y le produjo heridas letales”, sostuvo el fiscal, y agregó que la situación del adolescente fue resuelta por la Justicia de Menores.

En un juicio oral que culminó el lunes al mediodía Bruno fue condenado como coautor de un homicidio en ocasión de robo, agravado por el empleo de arma de fuego. “El tribunal resolvió por unanimidad y dio por acreditado parte de lo que planteamos desde la Fiscalía y resolvió en línea con la calificación alternativa que presentamos”, sostuvo el fiscal.

“Entendimos que había —agregó— elementos más que suficientes para probar que homicidio podría encuadrarse como críminis causa. La pena impuesta se acerca al monto de 35 años que habíamos peticionado en el supuesto de que los jueces fallaran de esta manera. Aguardaremos los fundamentos de los magistrados para analizar los motivos de su decisión”.