Boictot chacarero al Credicoop y el cepo cambiario complicó al Hipotecario

Martes 06 octubre 2020

Ruralistas armaron una campaña contra el banco Credicoop porque su presidente, Carlos Heller, apoya el impuesto a las grandes riquezas. En tanto, el Hipotecario no logra emprolijar su deuda.

“Hoy cerré mi cuenta en el Credicoop después de 44 años junto al banco”, posteó este martes por la noche Pablo Ricatti, reconocido gurú financiero de las redes sociales.

Su decisión es parte del boicot contra el banco Credicoop que inició un grupo de chacareros porque el presidente de la entidad, el diputado nacional Carlos Heller, apoya el proyecto de un impuesto a las grandes fortunas.

Los chacareros lanzaron el boicot porque tienen trato regular con la entidad ya que un 50% de sus sucursales están en zonas productivas y porque un 30% de ellas comparte presencia en el interior sólo con la banca pública. 

«Esta es una manera activa y legal de expresar nuestro rechazo ante este nuevo impuesto», manifestaron en un comunicado las entidades rurales de Rojas, Pergamino, San Pedro, Baradero y las asociaciones de productores de San Antonio de Areco (Arpa), Arrecifes, Carmen de Areco (Apaca) y la Asociación Rural de General Rodríguez, entre otras. “La sociedad Rural de Reconquista se suma a la protesta”, comunicó la entidad santafesina.

El tema es que rápidamente el boicot se extendió por las redes sociales, agitado por los más duros opositores al gobierno. “Haga patria; cierre su cuenta en el Credicoop”, enfatizó el economista ultra liberal Miguel Boggiano. “No se la agarren con el Credicoop que no es una Sociedad Anónima, es una ¨Cooperativa¨ que de casualidad tiene el mismo presidente hace 15 años”, ironizó  en twitter Ramiro Marra, otro gurú financiero. “Muy interesante el boicot que están haciendo muchos productores agropecuarios contra el Credicoop del inefable Carlos Heller. Civilizado y legal mecanismo de protesta frente a un nuevo y demencial impuesto”, aportó Alejandro Bongiovanni, ex funcionario del gobierno de Mauricio Macri.

Por el contrario, el economista Carlos Burgueño se opuso a la movida: “Credicoop es un gran banco que trabajo más que bien en 2001/ 2002. Heller es una persona con la que a veces no se coincide, pero que siempre está dispuesta al debate. Hacer campañas de cierres de cuentas porque no estamos de acuerdo con un proyecto (no lo estoy) es canalla”. Tanto escaló el boicot que por la noche el secretario general de La Bancaria, Sergio Palazzo, salió a señalar actitudes “golpistas y antidemocráticas promovidas por el poder económico”.

Por otra pare, el Banco Hipotecario también quedó en el centro de las miradas pero por otras razones, esta vez financieras.  Es que la entidad logró solo el 46,26% de adhesión al canje de su deuda, por debajo de lo recomendado por el Banco Central, y extendió el plazo de reestructuración hasta el jueves a las 18.

Se trata de la segunda oferta que realiza el banco. En su primera propuesta había conseguido casi el 35% de adhesión, cuando ofreció pagar en efectivo el 35% de las tenencias a reestructurar. Luego subió este monto al 42%, lo que logró ampliar la adhesión al 46%.

Estos valores ya generan que el Banco Hipotecario se convierta en un caso testigo para el resto de las empresas que se ven obligadas a reestructurar su deuda por iniciativa del Banco Central. Es que en tren de frentar la demadna de dólares, la autoridad monetaria endureció el cepo al resolver que  «el monto neto por el cual se accederá al mercado de cambios en los plazos originales no superará el 40% del monto de capital que vencía».