Bomberos trabajan en incendios controlados pero aún con «puntos calientes» en Córdoba

Jueves 08 octubre 2020

Sin lluvias anunciadas, al menos por la próxima semana, la situación en la provincia sigue con un índice de peligrosidad extremo para los incendios en toda la provincia.

Bomberos voluntarios de varios cuarteles trabajaban esta tarde en la contención de, al menos, cuatro incendios forestales en estado de guardia de cenizas en la provincia de Córdoba, aunque persisten «muchos puntos calientes», destacaron autoridades provinciales.

El director general de Defensa Civil de la Provincia, Diego Concha, expresó a Télam que en el sur -en la zona de Huerta Vieja- varias dotaciones de bomberos trabajan con el apoyo aéreo de un avión hidrante, que opera desde la pista de Elena.

Ese siniestro comenzó días atrás en cercanías de Alpa Corral, en el departamento Río Cuarto, y arrasó con una importante cantidad de vegetación, y si bien está controlado las condiciones del clima siguen desfavorables, y se busca evitar reinicios.

Otro foco, que lleva más de 18 días de actividad, se registra en el sector noroeste, iniciado en cercanías de La Cumbre, que quemó montes, flora y fauna, y que se ubica ahora en la zona de Cruz de Cala, en el departamento Cruz del Eje «con lugares muy inestables y muchos puntos calientes, mucho monte y mucha temperatura en el lugar», dijo Concha.

En ese siniestro trabajan dotaciones de los cuarteles de bomberos de la zona, con la colaboración de un avión hidrante que opera desde la pista de la localidad de Soto.

Mientras, en la zona de La Paz, en el Valle de Traslasierra, 100 efectivos de bomberos de la regional 11 y 6 trabajan en zona de La Paz, donde está contenido con perímetro inestable y guardia de cenizas el incendio que se inició ayer.

Otro foco comenzó en la tarde de ayer en Calamuchita, en cercanías de Villa Aamancay, donde hubo preocupación ante la cercanía del fuego a zonas urbanas, aunque también ese incendio se encuentra en guardia de cenizas.

Entre junio, cuando comenzaron los incendios, y fines de septiembre, cerca de 200.000 hectáreas forestales fueron arrasadas por el fuego en la provincia, según los datos preliminares relevados satelitalmente por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae).