Creó un esterilizador de aire que puede usarse para eliminar el coronavirus

Miercoles 07 octubre 2020

José Ten, de 67 años, diseñó el dispositvo y ya lo instaló en el Hospital de Malargüe, en la provincia de Mendoza.

José Ten, un extrabajador petrolero que reside en la ciudad de Malargüe, en la provincia de Mendoza, acaba de presentar su última invención: un esterilizador de aire que permite eliminar hongos, bacterias, y puede ser utilizado en pacientes con coronavirus.

El Gallego, como popularmente se lo conoce en su ciudad, tiene 67 años y estudió ingeniería electrónica. Viajó a Barcelona donde residió algunos años y retornó a Mendoza. Trabajó en la fábrica de muebles de su padre y luego ingresó al sector petrolero. Pero siempre se consideró un hombre relativo, un inventor que también pelea por la ecología.

Ahora, su nuevo proyecto consiste en una especie de cañón que contiene una lámpara especial confinada que emite radiación ultravioleta de rango medio. Según explicó, el aire se traslada por dentro del cañón a un flujo laminar y así todos los microbios, virus, hongos y bacterias que transporta el aire son atacados por esa radiación. Esto produce una modificación en el ADN, que termina destruyendo y eliminando al invasor.

El proceso se produce en aproximadamente siete minutos, tiempo suficiente para que el enfermo pueda inhalar el aire tratado dentro del ventilador y llegue a sus pulmones, eliminando también en su cuerpo el virus, bacteria u hongo.

La disposición del ventilador es a unos dos metros de altura en la habitación donde se haya internado el paciente, aunque Ten aclaró que también puede usarse dentro de cualquier vehículo, incluso transporte público de pasajeros.

«Vengo trabajando desde hace mucho tiempo con este sistema de esterilizadores de aire. Mi lucha más importante ha sido lograr conseguir que se hicieran los ensayos. Para ello tuve que hacerme un protocolo de ensayo para virus, bacterias y hongos que están en el aire. Un especialista concretó los ensayos, bajo ese protocolo, y los resultados fueron muy buenos, superando las expectativas», contó Ten en Infobae.

Pero su diseño no se quedó en anuncios. Uno de los ventiladores fue instalado en el hospital de Malargüe destinados a los pacientes afectados con coronavirus. «La gente que lo está usando se está sintiendo muy bien”, admitió Ten, quien ahora se encuentra en la etapa de desarrollo de nuevos modelos que serán utilizados según las necesidades

«Aún queda mucho por inventar», señaló no sin antes aclarar que no piensa dejar su actividad creativa.