Lo que se dice en las mesas

Viernes 02 octubre 2020

Llegó la esperada suba de tasas. Bye, bye crawling. Hoy te vendo a $76,95. ¿Otro Plan Gas?, ¡si todavía me deben los anteriores! Debate entre Muppets. Todo en manos de abogados.

Empezaron ayer a conocerse parte de las esperadas 60 medidas. Una de ellas adelantada semanas atrás en esta sección: la suba de la tasa de interés, comenzando con la de los Pases pasivos del 19% al 24% anual. Pero también el adiós al crawling peg – ahora se verán los pingos en la cancha- y el uso del swap chino para comercio exterior (MAE) y futuros (Rofex), no para atesorar. ¿Alguien querría yuanes para poner bajo el colchón? Lo cierto es que algo similar ya se intentó, sin éxito, años atrás con el real brasileño. Como dijo “el General”, ¿quién vio un yuan? Por las dudas, anoche un gestor ya pensaba en armar un fondo común de inversión en yuanes. Anoche trascendía también que hoy el BCRA pondría en la apertura la punta vendedora en $76,95 (+0,92%).

En las mesas y eventos virtuales deshojan la margarita del tipo de cambio. “Mejor no hablar de ciertas cosas”, pero se hablan. Mientras trascendían medidas para el sector energético, un grupo de hombres del área calculaba las deudas del Estado por el Plan Gas. Varios cientos de millones de dólares, donde la petrolera estatal no era una de las más perjudicadas.

Las elecciones norteamericanas ya se apoderaron de los zoom, videoconferencias y reuniones con y sin distanciamiento social. Luego del bochornoso espectáculo del primer (¿y último?) debate entre Trump y Biden, el mercado se prepara para un trimestre complicado. Un banquero de inversión de Wall Street dijo a colegas en un conference call que fue como ver a Statler y Waldorf de The Muppet Show (los famosos abuelitos gruñones), pero sin ninguna de las bromas. Ni qué hablar del moderador, dijo que pareció al personaje de Scooter; huelgan los comentarios. El analista Jeff Greenfield aportó una opción: apagar y encender el micrófono según quien hable. Lo cierto es que más que analistas, encuestadores y duranbarbistas, los candidatos han contratado un ejército de abogados, sobre todo, en los principales estados que pueden llegar a generar controversias en el recuento de votos. Como venimos señalando, la opción de votar anticipadamente por correo promete serios inconvenientes y ya el propio Trump advirtió al respecto. En Wall Street ya se preparan para tener un 4 de noviembre sin presidente electo, con un escenario muy cercano a la actualidad argentina, ya que también la Corte Suprema tendrá el mayor protagonismo. Un tema no menor dado el reciente fallecimiento de la jueza Ginsburg. Serán semanas volátiles. Ya avisó Donald, sobre todo si pierde por poquito. Otra de las claves de la elección, como ya explicáramos, es el vicepresidente. Esto puede influir en el voto porque teniendo en cuenta la edad de ambos candidatos, con Biden pueden surgir resistencias a convalidar a Harris en caso de que el demócrata no termine el mandato. Al respecto, este tema además dispara en la política norteamericana la carrera y la batalla por la sucesión, ya que Trump no puede ser reelegido y la edad de Biden no garantiza un segundo mandato.