Por ahora Newell’s muestra a Maxi armador y a Nacho goleador

Domingo 04 octubre 2020

En el empate de ayer ante Atlético de Rafaela, los puntos más altos de Newell’s fueron la Fiera, como generador de juego, y Scocco, quien anotó un golazo

Newell’s jugó el segundo ensayo de pretemporada y en la mañana del sábado igualó 1 a 1 ante Atlético Rafaela en el Coloso Marcelo Bielsa. El partido duró 70 minutos y sirvió para que los dirigidos por Frank Kudelka sigan buscando la mejor puesta a punto de cara a lo que será el reinicio de la competencia oficial, que podría darse en la segunda quincena de octubre. Lo mejor del equipo leproso fue otra vez Maxi Rodríguez, que al igual que ante Unión en el 1 a 1 del fin de semana pasado fue la manija para armar juego en tres cuartos, ocupando en varios pasajes la posición de enganche y siempre con claridad para triangular. Y el otro punto alto fue Ignacio Scocco, con gran movilidad y anotando un gol de altísima factura para establecer la igualdad definitiva ante la crema. Fue el grito 100 de Nacho entre oficiales y en amistosos en el Parque. En el debe rojinegro están los desacoples defensivos cerca del área propia y la falta de sincronización en la presión al rival en la mitad de la cancha. Igual, Newell’s sigue sumando minutos y varios jugadores se esfuerzan para ganarse un lugar en el once titular. Un escalón arriba de todos, la calidad de la dupla: Maxi-Scocco.

   Si bien Newell’s tiene una columna vertebral consolidada de la temporada pasada y ayer sufrió algunas bajas en este sentido (ver aparte), la realidad es que el prolongado parate y la partida de Cristian Lema ameritan un reacomodamiento de piezas en el fondo. Y, a la vez, la necesidad de encontrar solidez cuando el rival se anima a encarar los espacios a espaldas de los defensores. Así, el retroceso es lo que el equipo de Kudelka debe seguir potenciando y este déficit se vio tanto en el ensayo de ayer ante los rafaelinos como en el anterior frente al tatengue. Pero, sin dudas, que lo más positivo del equipo está de mitad de cancha hacia adelante. Y en este sentido hay que resaltar el esperanzador presente goleador de Ignacio Scocco y a Maxi como inspirada manija.

   En la mañana sabatina del Coloso, Nacho anotó un golazo para igualar el marcador que tenía en ventaja a la crema por el tanto que había señalado Ayrton Portillo. Scocco está afiladísimo y ya venía de anotar ante Unión. Y ayer cuando el ensayo se apagaba Facundo Nadalín lanzó un pelotazo al vacío con buena rosca y Nacho fue astuto para intuir el pique de la pelota y de primera definir con el empeine para ubicar el balón por encima del achique del arquero Matías Tagliamonte, conquista que valió la igual definitiva. Un tanto de altísima factura del goleador que regresó en este receso para activar su cuarto ciclo en Newell’s y tratar de engrandecer su leyenda en la red en el Parque, donde dio las vueltas olímpicas del 2004 y 2013. Ayer, entre goles oficiales y de amistosos, el artillero llegó a las 100 conquistas y seguramente irá por más.

   Y, además de destacarse Nacho, otro que jugó un partido más que satisfactorio fue Maxi Rodríguez, en el nuevo rol de armador y eje del equipo del medio hacia adelante. En el formato pospandemia de Newell’s, Maxi suele pedir la pelota en la zona central del campo y no tan abierto sobre las bandas. Y de esta manera tiene mayor participación en la generación del juego, ya que su categoría le permite detectar los espacios vacíos y ocuparlos por sorpresa. Ayer se hizo cargo de la pelota y metió varias puñaladas para el pique de sus compañeros, tratando de conectarse cada vez que pudo con Nacho. Además la Fiera prendió cartucho al arco cuando le quedó el hueco y en una de ellas la pelota dio en el travesaño.

   En la vuelta de los amistosos lo mejor de Newell’s fueron los talentosos y experimentados Nacho y Maxi. Ayer lo ratificaron. Sus cualidades técnicas y la inteligencia que tienen para moverse les permiten sacar ventajas y marcar diferencias. Cuando todos buscan encontrar la mejor puesta a punto, a ellos les alcanza con la categoría para imponer el sello de calidad. En ese sentido Newell’s tiene un plus sobre el resto de los equipos, más allá de que en el funcionamiento colectivo aún tendrá que ensamblarse mejor cuando la pelota se dirige al arco defendido por Aguerre.