Por primera vez en un año y medio, bancos centrales vendieron oro en agosto

Miercoles 07 octubre 2020

Tras tocar su récord de u$s2.072,50 la onza en agosto, ahora bajó a u$s1.900. Se buscó frenar una fuerte alza del precio del metal precioso, impulsada por dos mercados en particular.

Los bancos centrales mundiales vendieron en agosto más oro del que compraron, indicó este miércoles el Consejo Mundial del Oro (WGC, por sus siglas en inglés), poniendo fin a una racha de un año y medio de acumulaciones mensuales de lingotes y ayudando a frenar una fuerte alza del precio del metal precioso.

El oro al contado trepó desde poco más de 1.500 dólares la onza a comienzos de 2019 hasta un récord máximo de 2.072,50 dólares a principios de agosto, antes de caer hasta cerca de los 1.900 dólares.

Inversores europeos y norteamericanos estuvieron detrás de la suba del precio, apostando al lingote con la esperanza de que mantuviera su valor durante la crisis del coronavirus.

No obstante, la demanda de otros grandes consumidores como compradores de joyería y banqueros centrales estuvo débil, aumentando el temor a la duración del alza.

Los bancos centrales -que tienen en total unas 35.000 toneladas de oro por valor de 2 billones de dólares- vendieron 12,3 toneladas más de lo que compraron en agosto, según WGC.

Uzbekistán vendió 31,7 toneladas, contrarrestando compras menores de países como India, Kirguistán y Turquía, señaló WGC.

Los bancos centrales compraron 656 toneladas de oro en 2018, la mayor cantidad en medio siglo, y 650 toneladas el año pasado.

«Pese a la actividad de agosto y el ritmo más lento de acumulación en 2020, esperamos que los bancos centrales sigan siendo compradores netos para 2020 porque hasta el momento han acumulado entre 200-300 toneladas este año», dijo Krishan Gopaul, gestor de análisis de WGC.