Por la pandemia, otros dos tradicionales bodegones porteños cerraron sus puertas

Martes 02 Febrero 2021

Acuciados por la crisis económica que se agudizó con la llegada del coronavirus, El Obrero, de la Boca, y Oviedo, en Palermo, bajaron sus persianas. El primero, de forma indeterminada, y el segundo lo hizo definitivamente

La pandemia de coronavirus mantiene en vilo a toda la economía y, en ese marco, el sector gastronómico es uno de los más afectados. Los clásicos bodegones porteños no están exentos de la crisis. Es el caso de dos míticos restaurantes: tanto El Obrero, de La Boca, como Oviedo, en Palermo, anunciaron el cierre esta semana. El primero, de forma indeterminada y el segundo definitivamente.

Fieles comensales: les queremos comunicar que, a partir de 1 de febrero de 2021, El Obrero se encontrará cerrado por tiempo indeterminado. Les agradecemos por confiar en nosotros una vez más y en casa de una nueva reapertura, será comunicado por este medio. Esperamos que todos tengan un excelente comienzo de año”, informó El Obrero en su cuenta de Instagram.

De esta manera, el bodegón fundado en 1954 en la calle Agustín Caffarena 64, que supo recibir la visita de celebridades internacionales, mantendrá sus puertas cerradas hasta próximo aviso.

El Obrero fue declarado de interés cultural por la Legislatura Porteña había cerrado en medio de la pandemia ante las restricciones que estuvieron vigentes por el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO). Su reapertura fue el 23 de noviembre pasado luego de varios meses sin actividad. Sin embargo, y pese a que se encuentra habilitados para trabajar, la caída de las ventas lo llevaron a tomar la decisión de cerrar.

Una situación similar llevó al dueño del bodegón Oviedo, ubicado en la calle Guatemala 5501 a bajar la persianas de forma definitiva. Según informó a Infobae su dueño, José Coto, la caída de las ventas (facturaba un 30% del nivel pre pandemia) sumado al vencimiento del alquiler y la presión para que dejaran el local por parte de quienes lo administran, hicieron que optara por ponerle fin a una lucha de meses.

“Éramos inquilinos y antes de la cuarentena ya nos habían avisado que no nos iba a renovar el contrato. Luego llegó la cuarentena y nosotros seguimos en el local. Sobrevivimos con el delivery los primeros meses pero cada vez bajaban más las ventas. Tocamos fondo”, detalló el dueño de Oviedo.

Y agregó: “Después apareció Marley (el conductor de televisión) buscando la mejor milanesa de Palermo para su programa y eso nos generó un aumento de ventas. Pero mi equipo de trabajo también se fue desarmando. En esta situación no podríamos invertir plata ni podíamos crecer y viajé a ver a mi papá a la Costa ya que es el fundador de Oviedo. Le conté la situación y si bien fue duro, fue cortar por lo sano”.El bodegón Oviedo en sus inicios. El restaurante tuvo que cerrar sus puertas 30 años por la crisis que generó el coronavirus.El bodegón Oviedo en sus inicios. El restaurante tuvo que cerrar sus puertas 30 años por la crisis que generó el coronavirus.

En ese sentido, explicó que si bien atravesó un montón de crisis, siempre pudo salir adelante. “Había que reconquistar a la gente de nuevo porque éramos un grupo joven y los clientes estaban acostumbrados a otra cosa. Y nos fue bien hasta que llegamos a esta pandemia”, resumió.

Llego el momento del adiós amigos”, publicó José en Instagram. “Queremos agradecerles a todos por estos 30 años de trayectoria por brindarnos tantos momentos inolvidables con familia y amigos en nuestra esquina. En lo personal es difícil el momento del adiós. Oviedo es un lugar que me cuidó, educó y me enseñó lo maravilloso que podemos ser. Fueron los mejores años de mi vida y así será por siempre. Ojalá que el destino nos vuelva a cruzar en nuevos proyectos”.

El sector gastronómico reclamó al Gobierno retomar la ayuda para pagar salarios

La Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA), en conjunto con la Asociación de Hoteles de Turismo de la República Argentina (AHT), advirtió la grave situación por la que está atravesando el sector, que emplea a 650.000 personas, y solicitó al Gobierno que vuelva a ofrecer el ATP, programa de asistencia lanzado el año pasado para pagar los sueldos de los empleados de distintas actividades.

“Durante el período de Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO), el 90% de la hotelería y la gastronomía debió endeudarse para mantener la empresa viva, y, de no contar con la asistencia del Gobierno, el 95% del sector no podrá afrontar sus costos cotidianos”, informó en un comunicado.

Y añadió: “La hotelería y la gastronomía siguen estando en situación crítica. Sin la asistencia del Estado, no podremos sobrellevar esta instancia de la pandemia y los próximos meses”.