Camping narco en La Matanza: vieron a la Policía Bonaerense y los atacaron a tiros

Miercoles 06 octubre 2021

Los traficantes paraguayos que operan en la zona del Barrio Fátima desafían a la ley hace años. Un nuevo grupo fue desbaratado por la fuerza especializada UTOI

La zona del Barrio Fátima en La Matanza, a la vera del río del mismo nombre, con el puente peatonal sobre la calle Calderón de la Barca, es uno de los territorios narco más indomables del conurbano. Los traficantes controlan el territorio desde las casas y con campamentos ocasionales: suelen usar una tirolesa para pasar de lado a lado del agua, con pequeños botes, comercian marihuana, cocaína y pasta base con pistolas al cinto. También, están dispuestos a todo.

El 12 de enero pasado, Federico Julio López y su compañero, policías de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la PFA,investigaban el lugar. Llegaron a bordo de un Chevrolet Corsa gris al asentamiento de casas bajas, rodeado de vegetación y las orillas de barro. Los dealers de la zona comenzaron a disparar. Para Federico y su compañero, las balas llegaron desde un puente cercano. Tres hombres que vigilaban ese punto los encontraron y comenzaron a disparar.

“Tirale, tirale que son polis”, gritó uno de ellos. Federico recibió un tiro en el cráneo. Sobrevivió con graves secuelas.En julio de este año, las fuerzas de seguridad volvieron para llevarse a los presuntos autores. Encontraron a “Bodoque”, un capo del lugar, tras varios arrestos.Enfundados: los chalecos incautados a la banda.Enfundados: los chalecos incautados a la banda.

Ayer por la tarde, personal de la Comisaría Sur 4° de Villa Dorrego de la Policía Bonaerense junto al GAD de La Matanza y la Unidad Táctica de Operaciones (UTOI) que cobró relevancia durante la gestión de Sergio Berni comenzó un operativo de saturación para controlar la zona. La redada terminó con cuatro arrestados que portaban armas y chalecos antibalas.

Los narcos, que habíanmontado un campamento como los que suelen montar en los marihuanales de Pedro Juan Caballero para controlar la cosecha de marihuana, tampoco dudaron esta vez: seis sospechosos vieron a los efectivos y comenzaron a disparar, según confirmaron fuentes del caso

La Bonaerense también respondió con fuego, no hubo heridos del lado de los policías. Uno de los sospechosos recibió un disparo en una pierna y fue trasladado al hospital Simplemente Evita. Luego, el campamento fue desbaratado.

En el lugar, encontraron una nueva tirolesa que fue cortada por la fuerza provincial. Incautaron un revolver calibre 32, con dos vainas percutadas en el tambor y cuatro proyectiles, así como un chaleco de la Policía Bonaerense y otro de una empresa de seguridad privada. El fiscal Adrián Arribas, de la UFI N°12, dispuso la aprehensión de los sospechosos, con una causa por abuso de armas, resistencia y atentado a la autoridad.

De los cuatro detenidos, tres tienen entre 18 y 19 años.Uno de los detenidos.Uno de los detenidos.

López no fue el primer policía de la Federal al que le dispararon en el Fátima. La esquina de Calderón de la Barca y Tuyú fue el foco de otro ataque a policías, esta vez sin heridos. Ocurrió en febrero de 2020: un grupo de tres hombres fue interceptado por la Policía Bonaerense y respondió a los tiros con una 9 milímetros. Uno vestía un chaleco antibalas.En un bolso llevaba 40 municiones de FAL.

Hubo jefes, pequeños señores en el Fátima que cayeron con el tiempo. Reynaldo, oriundo de Paraguay, que tenía el hábito de amenazar a sus vecinos, fue perseguido con un drone y arrestado a mediados de 2016. Le encontraron un poco de marihuana, también cocaína y pasta base.

Después, vino otro, apodado Ajuka, también oriundo de Paraguay, el nombre de un personaje de animé que como los viejos pandilleros de la New York de los años 70 llevaba su nombre y su insignia en la espalda de su chaleco, un cráneo maléfico fumándose un porro pintado con aerosol. Cayó en febrero de 2017 tras una investigación del fiscal Marcos Borghi. El Grupo Halcón de la Bonaerense, irónicamente, lo sorprendió en bote por el río Matanza.