Cómo siguen las causas de alto impacto en la Corte Suprema, una incógnita para políticos y empresarios

Jueves 07 octubre 2021

Tras la renuncia de Elena Highton y las excusaciones de Carlos Rosenkrantz en expedientes relevantes, se consolida un Tribunal con un sistema de mayorías inestables. Los casos que miran el kirchnerismo, el macrismo y las empresas

Tras la renuncia de Elena Highton de Nolasco,el gran tema ahora en la Corte Suprema es cómo serán las mayorías y esa incógnita se coló rápidamente en todos los foros y chats de empresarios y políticos donde ya estiman que será difícil predecir lo que viene.

Para interpretar lo que sucederá con los casos, hay que ver los datos del pasado y las causas en trámite.

La Corte ha tenido numerosos fallos en materia de derechos sociales, sobre todo vinculados a los jubilados, juicios de lesa humanidad y similares, donde la mayoría fue siempre Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Ricardo Lorenzetti, con Carlos Rosenkrantz en disidencia.

En los temas laborales, Rosatti se ha mostrado mucho más inclinado a respaldar la jurisprudencia de la Cámara Laboral -con un claro sesgo antiempresarial-, votando en disidencia respecto de los límites que siempre pusieron Maqueda, Lorenzetti y Rosenkrantz.

En los casos vinculados a empresas, temas tributarios, protección de los derechos de propiedad, concursos, y similares, hay una coincidencia entre Rosenkrantz y Lorenzetti por un lado, y Maqueda y Rosatti por el otro.

En los temas ambientales, hay una coincidencia entre Lorenzetti, Maqueda, y Rosatti, mientras que Rosenkrantz es mucho más restrictivo.

En los que refiere al federalismo, regulaciones municipales y similares, hay una coincidencia en los votos de Maqueda, Lorenzetti y Rosatti, mientras que Rosenkrantz no coincide.La jueza Elena Highton de NolascoLa jueza Elena Highton de Nolasco

En los casos de independencia del Poder Judicial han coincidido a veces los cuatro y en otros casos hubo diferencias importantes, como en el fallo Bruglia y Bertuzzi, en los que Rosenkrantz votó en disidencia.

Es decir, no hay una mayoría estable y en cada tema habrá que ver cómo se arman los consensos y cada voto es relevante. A ello hay que agregar que Rosenkrantz se ha excusado en más de cien casos y no interviene en casi todos los que tienen relación con las empresas, que son numerosos.

Estas mayorías cambiantes hacen imposible prever qué sucederá con los casos relevantes, que son muchos. La política mira con mucha preocupación esta inestabilidad.

Desde el macrismo hay interés en una causa planteada por Felipe Solá, que afectará claramente a Mauricio Macri por el tema de la modificación de la ley del blanqueo; y la causa del Correo, para ver si se respalda que la competencia sea del superior tribunal de la ciudad de Buenos Aires.

Cristina Kirchner tiene preocupación por todos los incidentes en la causa Vialidad, aunque pareciera que lo más importante está sucediendo en los tribunales orales. De todas formas, en algún momento llegará a la Corte, que también debe dar una señal con la causa de Milagro Sala, que está hace tiempo y se trata de una sentencia definitiva.

Horacio Rodríguez Larreta está preocupado por la coparticipación, aunque ese proceso estuvo paralizado en la era Rosenkrantz y es probable que vaya para largo y no se sabe cuáles serán las mayorías.

El mundo empresario tiene preocupación por los temas tributarios, el derecho de propiedad, la intervención del Estado en las empresas y allí es probable que haya una división entre Rosenkrantz y Lorenzetti, por un lado, y Rosatti y Maqueda, por el otro. En las últimas decisiones relativas a cautelares vinculadas al deseo de las empresas de frenar intervenciones del Estado, la mayoría fue Highton, Maqueda y Lorenzetti, mientras que Rosatti votó en disidencia y Rosenkrantz se excusó.