De protector de «Monchi Cantero» a líderar una banda narco

Miercoles 13 octubre 2021

Fabio Daniel «El Gitano» Miguel fue detenido el sábado en el barrio porteño de Barracas con una tonelada de marihuana llegada desde Rosario

La tarde del sábado efectivos de la Policía Federal secuestraron en un galpón ubicado a 700 metros del club Sportivo Barracas, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) un cargamento de 1.121 kilos de marihuana prensada y detuvieron al cabecilla de la banda, Fabio Daniel «Gitano» Miguel, quien ya estaba bajo prisión domiciliaria por una causa de 2019 cuando le incautaron 96 kilos de cocaína. El hombre es un viejo conocido de algunos integrantes de la banda de Los Monos, especialmente de Ramón Ezequiel Machuca, conocido como “Monchi Cantero”, a quien le dio refugio en Buenos Aires durante los tres años en los que estuvo prófugo hasta que fue detenido el lunes 6 de junio de 2016 en el barrio porteño de Flores. Monchi, hermano de crianza de Ariel Máximo «Guille» Cantero, purga condena por 37 años de prisión como jefe de asociación ilícita, cohecho, encubrimiento agravado y como instigador de cuatro homicidios. Fabio Miguel es integrante de una de las familias referentes de la comunidad gitana en CABA, Rosario y Córdoba.

La investigación que terminó en el secuestro de la tonelada de marihuana comenzó a mediados de 2018 cuando el juez federal de Quilmes, Luis Armella, dio la orden que se realizara un seguimiento de un cargamento que unió Rosario con CABA. Según explicó en la red social Twitter el propio Ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, el sábado a la tarde efectivos de la PFA realizaron una discreta vigilancia sobre un galpón de Algarrobo 881, en el barrio porteño Barracas, donde tenían información de que se realizaría una importante transa de drogas. Cuando salieron dos vehículos del galpón, se realizó el seguimiento y fueron interceptados, logrando la detención de 4 hombres y el secuestro 28 ladrillos de marihuana.

Esto motivó once órdenes de allanamiento, que se cumplimentaron durante la tarde noche de ese día. En total detuvieron a 6 personas (entre ellas el Gitano Miguel) y secuestraron además de la tonelada de marihuana, armas, municiones y documentación de interés para la causa. Miguel había caído preso en septiembre de 2019 cuando la División de Falsificación y Adulteración de Fármacos de la PFA llevó adelante la “Operación Bachata”, donde se frustró el intento de traslado de estupefacientes desde Rosario a CABA y se incautaron 96 kilos de cocaína, dinero falso y armas de fuego.

Monchi, por su parte, cayó preso el 6 de junio de 2016 y tres días más tarde la entonces jueza de Instrucción Alejandra Rodenas, hoy vicegobernadora de la provincia, ordenó una serie de allanamientos en domicilios por los que supuestamente había transitado Machuca en su exilio en el barrio porteño de Floresta. Tres semanas más tarde fue el turno de Mariano Germán “Gordo” Salomón, también conocido por el apodo de Gitano a raíz de su lazo parental a partir de su esposa. El fallecido Claudio “Pájaro” Cantero y la esposa de Ramón Machuca son padrinos de un hijo del Gordo Salomón. En abril de 2018 Monchi y el Gordo fueron a juicio con el núcleo duro del clan Cantero. El primero fue condenado a 37 años de prisión y el segundo 4 años y 6 meses.

Junio de 2016. Ramón

Junio de 2016. Ramón «Monchi» Machuca siendo trasladado de CABA a Rosario.

Mientras se desarrollaba el juicio contra Los Monos en el Centro de Justicia Penal, Monchi recibió la visita del espía y falso abogado Marcelo D’Alessio en el locutorio del mini penal que tiene el CJP. La reunión se dio por teléfono con un vidrio separando a los interlocutores. Por aquellos días, fines de 2017 y principios de 2018, D’Alessio buscaba generar información sobre la complicidad de la policía provincial con el narcotráfico para tributar a la entonces ministra de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich. Pero no era su único interés. También estaba interesado en seguir la ruta del lavado de dinero de Los Monos. Un botín que D’Alessio estimaba en 50 millones de dólares. Fueron dos reuniones las que mantuvo D’Alessio con Monchi a quien se presentó como «la mano derecha del gobierno nacional en materia de narcotráfico», ex hombre de la SIDE (Servicio de Inteligencia del Estado, hoy AFI) y de la DEA.

La recorrida de D’Alessio por la ciudad quedó registrada en el informe de la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos y Actividades de Inteligencia y Espionaje Ilegal 2016-2019 (publicado en abril pasado) en el que se le dedican cinco de las 383 páginas del informe. «El señor Machuca expuso ante el Juzgado que D’Alessio había ido a sacarle información sobre la corrupción en Rosario. En concreto afirma que “(…) él me dijo que venía con la brecha de Macri y de Patricia Bullrich, él laburaba para la DEA y ahora estaba trabajando para la SIDE y para la AFI (…)”. De acuerdo con su declaración, los temas abordados incluyeron las causas en las que él estaba implicado y, en ese marco, algunos posibles elementos de prueba, el seguimiento que D’Alessio llevaba adelante sobre Fabio Miguel (miembro de una familia que presuntamente lavaba dinero de Los Monos)”, se expresó en el voluminoso informe. “D’Alessio estaba convencido de que la relación entre ellos era comercial y que los gitanos lavaban el dinero producido por Los Monos”, se expresó.

“Machuca expone que el interés de D’Alessio en investigar a Fabio Miguel radicaba en que éste le manejaba la plata a él, expone al respecto que le aclaró a D’Alessio que «a mi no me maneja nadie la plata»”, se expresó en el informe. “Entre el 27 y el 28 de enero, se gestionaron a través del fiscal (Juan Ignacio) Bidone los listados de llamadas entrantes y salientes de Fabio Miguel, alias «el Gitano», que cubrían el período deel 16 de noviembre de 2017 al 26 de enero de 2018. A su vez, se le solicitó al fiscal información sobre la titularidad de las dos líneas telefónicas que éste utilizaba y se obtuvo información sobre el vehículo que Fabio Miguel conducía y de su inscripción en la AFIP. En concreto, Luis Miguel era dueño de, por lo menos, una agencia de venta de automóviles en CABA, mientras que Fabio Miguel se dedicaba presuntamente al tráfico de estupefacientes, de acuerdo con afirmaciones de D’Alessio. A partir de elementos probatorios, tales como la conversación entre éste y una persona que refiere como «Carlitos», el Juzgado pudo acreditar que sobre Fabio Miguel y Nicolás Jancovich, alias «Colita» se realizaron operaciones de inteligencia ilegal”, destaca el informe de la Comisión.

“Luce evidente que parte de los macro–objetivos de estas tareas ilegales de inteligencia criminal, sobre todo aquellas relativas al espionaje realizado en Rosario, tenían que ver con poner en evidencia la connivencia de la policía local con el narcotráfico para debilitar al gobierno provincial. Objetivo que coincide con los intereses de los máximos referentes que en ese entonces estaban en el Poder Ejecutivo Nacional, tales como la ex ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, a quien mínimamente esa información le fue reportada”, se indicó en el informe.

La comisión de 14 legisladores fue presidida por el diputado Leopoldo Raúl Moreau (como presidente), el senador Juan Carlos Marino (vicepresidente) y el senador Oscar Isidro Parrilli (secretario). D’Alessio fue condenado hace un mes por el Tribunal Oral Federal (TOF) 2 de CABA a cuatro años de prisión por el intento de extorsión al empresario aduanero Gabriel Traficante, con la colaboración de un fiscal federal, Bidone, que recibió una pena de tres años y ocho meses de cárcel; y de dos ex espías de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Rolando Barreiro y Claudio Alvarez, sentenciados a dos años en suspenso. La investigación judicial de Ramos Padilla, por espionaje ilegal, aún no llegó a juicio oral.