Dolor e indignación en el velatorio de Lucas Cancino, el adolescente de Quilmes asesinado por un celular

Jueves 14 octubre 2021

Su familia se reúne en una cochería de la zona tras la multitudinaria marcha que reclamó justicia por el crimen. Será sepultado a mediados de la mañana de hoy en el cementerio de Ezpeleta

La abuela de Lucas llega al servicio fúnebre.La abuela de Lucas llega al servicio fúnebre.

Hoy jueves por la mañana comenzó el velatorio de los restos de Lucas Cancino, el joven de 17 años asesinado en la puerta de su casa por su bicicleta y su teléfono, luego de la multitudinaria marcha de anoche en donde cientos de vecinos de Ezpeleta y Quilmes reclamaron justicia por su muerte y una respuesta a la inseguridad que se vive en el Conurbano bonaerense.

El servicio, integrado por familiares, con cerca de 20 personas entre familiares y compañeras de trabajo de la madre de Lucas, se realiza en la cochería Rufino Pastor, sobre la avenida Yrigoyen en Quilmes. También están presentes la abuela del joven, de 85 años, con quien convivía, así como su tía y varios primos. Para la abuela, la tragedia es doble: perdió a su marido el año pasado, llamado Marcelo, ex marino y abuelo de Lucas, que tenía una excelente relación con el joven asesinado.

“Estamos devastados”, aseguró un familiar directo : “Esto es lo que pasa siempre en esta zona. Nunca nadie se hizo cargo de esto. Ni este gobierno, ni ninguno. Y ahora nos toca a nosotros”. El llanto puede verse en las puertas del lugar, mientras los autos se organiza para el cortejo. A pocos metros, la abuela de Lucas se convirtió en el foco del duelo, mientras los presentes se acercaban a la vereda para entregarle flores y sus condolencias. Luego, fue trasladada dentro de un Fiat Palio para esperar la salida del cortejo.Los vehículos del cortejo se preparan para salir. Los vehículos del cortejo se preparan para salir.

La indignación todavía es evidente. Ayer por la tarde en la marcha, Alejandra, colega de la madre de Lucas, aseguró. “No hacemos nada con las alarmas vecinales, con las que puso la intendenta, con las cámaras de seguridad… No hacemos nada”.

Oscar Marchesi, sacerdote de la catedral de Quilmes, aseguró: “En la parroquia y en los comedores estamos siendo víctimas de robos. Hace tantos años que nos vienen prometiendo cosas que no se ven. Uno está descorazonado pero con la ayuda de Dios y del pueblo creo que se puede salir adelante”.

El cuerpo de Lucas partió de la cochería poco después de las 9: será sepultado a mediados de la mañana en el cementerio de Ezpeleta.