Felipe Solá habló de su salida del Gabinete y cuestionó: “A veces me costaba hablar con el Presidente”

Jueves 07 octubre 2021

El ex canciller confirmó dijo que no le gustó cómo le comunicaron que debía renunciar

El ex canciller Felipe Solá habló por primera vez de su salida del gabinete nacional. En una entrevista concedida a la periodista Nuria Am en CNN, el ex funcionario dijo que no le pareció apropiada la forma en la que le comunicaron que debía renunciar.

La forma en que recibí la noticia, que fue un llamado de Cafiero, me pareció que no era la apropiada por una cantidad de razones y se lo hice saber al Presidente”, declaró, en relación a la comunicación que recibió cuando ya estaba viajando hacia México para representar a Argentina en la cumbre de la CELAC.

Felipe  Solá habló por primera vez de su salida del Gobierno
Felipe Solá habló por primera vez de su salida del Gobierno

Solá aseguró, además, que muchas veces le costó hablar con el Presidente para conocer su posición sobre temas trascendentes para la política exterior y que se sintió defraudado por su salida del gabinete nacional. “Yo pensé que la Cancillería funcionaba muy bien, no lo imaginé”, afirmó.

Uno habla con el presidente cuando lo llaman. No volví a hablar, no me llamó. Con Cafiero fue por whatsapp. Yo estaba en un avión en El salvador. Le pedí que no anunciaran la noticia así no quedaba desapoderado en México, pero la necesidad de anunciar el gabinete era muy grande, y me contestó que los tiempos eran distintos y que lamentaba mucho que así fuera”, agregó.

Con relación al nuevo rol de Cafiero como Canciller, Solá señaló: “Lo que tenga de inexperiencia lo puede solucionar con su cercanía con el Presidente, eso es muy importante. En política exterior se toman decisiones que impactan a todos los argentinos y hay que ser coherentes con lo que piensa el Presidente. Ahí Cafiero tiene una ventaja, tiene otras desventajas de la inexperiencia en la política y en lo diplomático”.

La postura crítica del ahora ex funcionario coincide con la que manifestó el ex ministro de Educación Nicolás Trotta, que también cuestionó a Alberto Fernández.

Por otro lado, Solá se refirió la relación de Argentina con otros países de la región, como Nicaragua o Venezuela. “Es relativamente buena, no hay embajadores, pero hay encargado de negocios, eso algo quiere decir, varias veces Argentina fue invitada a mediar entre la oposición y el gobierno de (Nicolás) Maduro, y creo que el Presidente fue prudente, pero Noruega siguió y consiguió que estén sentados en México Gobierno y oposición”.Alberto Fernández y Felipe Solá (Alejandro Rios)Alberto Fernández y Felipe Solá (Alejandro Rios)

“Políticamente el gobierno de Venezuela ha ganado oxigeno en las conversaciones en México y la oposición empieza a darse cuanta que si no se presenta a elecciones será olvidada o reemplazada por otros”, indicó, y completó: “En Venezuela hay una democracia que no es completa, pero para demostrarlo tiene que haber elecciones libres y más democracia, que haya una oposición que se presente (…); es una democracia imperfecta, donde las cúpulas de los partidos de gobierno y la oposición están intervenidas”.

Consultado sobre su relación con Cristina Kirchner, reconoció que “no era frecuente” que hablen entre sí. Sin embargo, aseguró que recibió “algunas señales de apoyo no oficiales” de la vicepresidenta. “Se solucionó un conflicto político con el nuevo gabinete, vamos a elecciones, la unidad de sentido de saber qué objetivos queremos hace que todas estas cuestiones sean menores”, añadió.

Solá también se refirió a la carta que publicó Cristina Kirchner contra Alberto Fernández, y sobre las próximas elecciones de noviembre. “Hay una chance de repuntar, van a ajustar un poco mejor, algunos estaban distraídos. Se van a ajustar las marcas”, consideró, al tiempo que sostuvo que la misiva de la ex mandataria lo “conmocionó” porque “se refería a un problema interno”, pero destacó que “no se juega por abajo, sino a la vista de la gente que los votó y eso tiene su valor”.

Por último, el ex canciller afirmó que no volvería a tener un carro público y que se sentaría a tomar un café con Cristina Kirchner. “Con Alberto Fernández y Cafiero también, si me llaman”, agregó.