Rosario: Dos acusadas como miembros de una nueva red criminal que le atribuyen liderar a «Guille» Cantero

Miercoles 06 octubre 2021

Las imputaron de asociación ilícita por integrar, según los investigadores, una de las células en las que se organiza el grupo

Dos mujeres quedaron presas acusadas de integrar una nueva organización criminal cuyo liderazgo atribuyen a Ariel Máximo “Guille” Cantero y que quedó al descubierto el sábado con un operativo de 84 allanamientos ordenados por un equipo de fiscales provinciales y federales. Según la investigación este grupo funciona como un esquema piramidal que comandaría desde la cárcel el líder de Los Monos, a quien reportan otros presos que se encargan de organizar las acciones extorsivas que distintas bandas ejecutan en barrios de Rosario y otras localidades (ver aparte).

Mientras algunos de los detenidos y acusados ya fueron indagados en la Justicia Federal por delitos relacionados con el narcotráfico y un secuestro extorsivo ocurrido en Arroyo Seco, Brisa Ayelén L. y Gabriela Verónica A. son las primeras dos imputadas de la pata provincial de la investigación. Los fiscales de la Agencia de Criminalidad Organizada David Carizza y Matías Edery les achacaron el delito de asociación ilícita a partir de evidencia que las sitúa como miembros de una célula de la organización con asiento en Villa Gobernador Gálvez y regenteada por Leandro “Pollo” Vinardi. La jueza Paula Alvarez admitió las respectivas imputaciones y les dictó prisión preventiva por 90 días.

Pirámide

El operativo del sábado fue resultado de una investigación iniciada en marzo por más de media docena de fiscales federales y provinciales con la mira puesta en líderes criminales que despliegan desde la cárcel sus respectivas tropas de tiratiros y sicarios para desarrollar sus negocios. Estos se basan en delitos varios que giran en torno a la venta de drogas en un contexto, pandemia mediante, que revalorizó otras prácticas como las extorsiones, balaceras mafiosas, algún que otro secuestro extorsivo e incluso homicidios por encargo.

Según la pesquisa por la que se prevé que Guille sumará una nueva imputación la semana que viene, la organización está conformada por células a cargo de distintos presos —en general condenados o imputados de homicidio— que reportan a Cantero. Entre ellos hay tres que manejan gavillas en Villa Gobernador Gálvez: Leandro “Pollo” Vinardi, Héctor Nicolas “Gordo Dany” Nogueras y Nicolás “Pupito” Avalle. También están sindicados Pablo Nicolás Caminos, con injerencia en barrio Godoy, y Marcos Jeremías “Pato” Mac Caddon, a quien algunos sindican como virtual jefe de la barra de Newell’s y está sospechado de gerenciar un polirrubro delictivo en San Lorenzo.

Según las imputaciones formuladas ayer por los fiscales, la organización criminal funciona como una asociación ilícita al menos desde marzo del año pasado. Estructurada en “células autónomas que operan en forma independiente colaborando todas con un fin común”, la organización “tiene por objeto obtener dinero de forma ilícita mediante el uso de la violencia”. Así, sus integrantes “cometen diversos delitos como amenazas a distintas personas, usurpaciones de domicilios, abusos de armas, lesiones y homicidios”, además de vender drogas.

Células

Más allá de integrar una de las llamadas “células”, en la audiencia de ayer Brisa L. y Gabriela A. fueron acusadas de formar parte de la misma asociación ilícita que integrarían todos los investigados. Según la acusación, las sospechosas se relacionan con un grupo ubicado territorialmente en Villa Gobernador Gálvez integrado por Lisandro B., Exequiel David M. y otras personas que también responden al Pollo Vinardi y a Rodrigo Nicolás Benítez, apodado “Cepe” o “Celestito”, quienes a su vez reportan al Guille.

A esta facción le atribuyen distintos hechos delictivos, especialmente extorsiones a comerciantes villagalvenses y de sus alrededores. Los investigadores tienen en carpeta más de diez hechos contra una familia a la que extorsionaron entre julio y septiembre de este año atacando a tiros viviendas y locales comerciales donde dejaban papeles con números telefónicos para que se comunicaran con “La Mafia” y pagaran el dinero que les exigían. Entre estos ataques hay dos ocurridos en julio contra un taller mecánico de Villa Gobernador Gálvez y contra una casa del barrio rosarino Puente Gallego por el que hay dos detenidos con prisión preventiva: Nicolás David F. y Brian Ariel R.

En el caso de Brisa, de 23 años, se la acusa de haber formado parte de esta estructura al menos desde el 1º de julio pasado. Y entre los hechos que se le atribuyen está el de haber ofrecido su casa para que miembros de la banda organizaran la balacera extorsiva en Puente Gallego, donde los agresores dejaron un papel con un número de teléfono y la palabra “Pollo”.

Entre los elementos secuestrados en los 84 allanamientos del sábado había dinero en efectivo y dólares.

Entre los elementos secuestrados en los 84 allanamientos del sábado había dinero en efectivo y dólares.

En cuanto a Gabriela, de 47 años, está acusada de fraccionar y vender droga en su casa, pero además de encargarse del cobro violento de las deudas que eventualmente contraían sus clientes. “Necesito sí o sí la plata porque te van a ir a cobrar los pibes, ¿sabés? Porque yo voy a pasar tu número, lo siento. Te la hago corta, te mando a cobrar. Es mafia esto”, son algunos de los mensajes que les enviara por teléfono a un deudor.

Otras amenazas como “la vamos a tener que ir a buscar a tu casa, ya necesito la plata o te caemos”, te estoy hablando de parte de los pibes, nos mandan a cobrar” eran acompañadas, para apretar a los morosos, con balaceras a sus viviendas. En este sentido, también se le achacó a esta mujer haber enviado contactos telefónicos de morosos a miembros de la organización que estaban presos para que éstos hablen directamente con los deudores.

Novedosa

La estructuración de esta organización criminal en células a la manera de los grupos terroristas es relativamente novedosa en Rosario, según confiaron desde la Agencia de Delitos Complejos y Criminalidad Organizada. De hecho esta es la primera asociación ilícita en ser imputada a la que se le adjudica ese tipo de funcionamiento según el cual el líder no conoce necesariamente a las personas que ejecutan sus órdenes o trabajan para él.

En este marco se prevé para la semana que viene la imputación a Guille como quien se encuentra en la cúspide de la pirámide. Debajo de él, Vinardi, Nogueras, Avalle, Caminos y Mac Caddon están sindicados como quienes organizan desde la cárcel las gavillas que reciben las órdenes y encargos que luego ejecutan en territorio.

En líneas generales los integrantes de las distintas gavillas no se conocen ni tienen contacto entre sí. Y el líder tampoco sabe quienes son, ya que sólo se comunica con aquellos que manejan los hilos de cada zona desde la cárcel.

En ese marco, muchas veces los trabajos que se encomiendan desde “la jefatura” son fraccionados entre distintos grupos: una banda aporta un vehículo robado, otra se encarga del seguimiento, otra manda los sicarios. A veces puede haber más de un grupo trabajando en lo mismo y el trabajo lo termina haciendo, y cobrando, el que resulte más expeditivo.

Esta estructura es similar a la Guille encomendara las balaceras para amedrentar al Poder Judicial, pero la diferencia es que en ese caso no se imputó el delito de asociación ilícita porque se trataba de hechos determinados y no tenían una continuidad.