Rosario: La selfie de un sicario con su abuela «pistolera», una de las «perlas» en la causa de la banda de barrio Godoy

Miercoles 06 octubre 2021

Es una de las imágenes encontradas en el teléfono de Manuel Elías «Carita» Martínez, gatillero de la banda narco de barrio Godoy liderada por los hermanos Jonatan y Pablo Camino. La mujer, que en una mano sostiene un revólver y en la otra una naranja, en principio no será imputada

En la audiencia imputativa contra 16 personas que integran una banda narco de barrio Godoy, en la zona oeste de Rosario, se exhibió una imagen que causó conmoción. Se trata de una selfie que sacó el sicario Manuel Elías «Carita» Martínez con su abuela, quien posó con un revólver mientras pelaba una naranja. La organización fue acusada este miércoles de formar parte de la estructura de Los Monos.

«Carita» Martínez fue imputado este miércoles por el fiscal Pablo Socca como sicario de la organización liderada por los hermanos Pablo y Jonatan Camino –detenidos en Piñero–. Además, le atribuyó ser quien administró los puntos de venta de droga de la organización de Fraga al 3000 y Rouillón al 3900; conseguir soldaditos; amenazar personalmente a las víctimas; y ser quien gatillaba contra las víctimas o los domicilios de ellas

Martínez se encontraba alojado en la misma cárcel que sus jefes desde el 2 de noviembre del año pasado, cuando cayó con dos armas de fuego en un procedimiento policial.

La foto de «Carita» junto a su abuela se exhibió en el marco de las imágenes que tenía el teléfono del sicario, donde posa en reiteradas oportunidades con armas, ya sea solo o acompañado por esa familiar o amigos –coimputados–. En otra de las selfies muestra una pistola y su abuela está detrás casualmente

El sicario, otra vez con su arma cerca de su abuela

La abuela del sicario por el momento no va a ser imputada, pero sí está alcanzada por la investigación del fiscal Socca.

Por su parte, los indicios ventilados en la extensa audiencia imputativa sugieren que «Carita» Martínez vive al límite. En julio de 2019 fue baleado en el abdomen; en octubre de ese mismo año recibió un tiro en la pierna izquierda que le provocó la fractura de la tibia; en mayo del año pasado tuvo una infección por esa herida y en septiembre de 2020 tuvo que ser internado por una pseudoatrosis con exposición ósea por fractura.