Funes de Rioja, en Córdoba, confirmó que industriales llevarán propuestas al Gobierno

Viernes 19 noviembre 2021

Un Trabajado encargado por la Unión Industrial de esa provincia avanza en alternativas impositivas, laborales e incluso, sociales

CORDOBA.- El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, adelantó que presentarán una serie de propuestas al Gobierno. “Vemos que el tema no es solamente construir entre todos, sino tener un modelo que haga eje en el desarrollo con producción y trabajo”, afirmó en el festejo de los 60 años de la Unión Industrial de Córdoba (UIC), una reunión de la que participaron empresarios de todo el país.

No mencionó que las alternativas se vayan a entregar en el marco del diálogo convocado por el presidente Alberto Fernández, pero aclaró que estarán listas en febrero.

Funes de Rioja afirmó que los empresarios no se mueven “con codicia ni con especulación”, sino que el contexto es “especulador”. “No hacemos política partidista; hemos hecho, hacemos y haremos política industrial”, definió y advirtió que generarán “propuestas” que quieren que sean escuchadas por los dirigentes.

En el encuentro estuvieron Luis Pagani (Arcor)Miguel Acevedo (Aceitera General Deheza), Luis Betnaza (Grupo Techint), Pablo Sibila (Renault) y Adrián Kaufmann Brea (Arcor), además de todo el arco empresario cordobés.

Marcelo Uribarren, presidente de la UIC, apuntó que los empresarios deben “cambiar y dejar de ser espectadores del éxito propio a ser protagonistas de la creación colectiva de valor. Ocupar los espacios institucionales con compromiso y responsabilidad. Transmitir la fuerza de nuestros ‘valores industriales’ para cambiar nuestro presente y nuestro futuro.”

“Sustentabilidad” y “certidumbre” fueron los dos conceptos más escuchados entre los empresarios durante la reunión. Funes de Rioja indicó: “Estamos convencidos de un proyecto industrialista productivista integrado, de desarrollo sustentable e inclusivo, inclusivo en toda dimensión de empresa”.

La UIC avanza con el Ieral de la Fundación Mediterránea en un documento con alternativas de propuestas de políticas públicas que pudieran impulsar el crecimiento de la producción, el empleo y las exportaciones en el mediano y largo plazo. A ese programa se refirió Funes de Rioja; será de alcance nacional.

Marcelo Uribarren, presidente de la UIC, recibió a empresarios de todo el país.
Marcelo Uribarren, presidente de la UIC, recibió a empresarios de todo el país.

Entre los puntos que se trabajan figura una propuesta de subsidios vía demanda para evitar las restricciones a las exportaciones de alimentos. Plantean que será importante dimensionar los ingresos fiscales que podrían generarse producto de un aumento en la fabricación debido a la inexistencia de restricciones sobre las exportaciones en comparación con los costos fiscales que implique aplicar el subsidio focalizado al consumo de alimentos.

Vuelven sobre la necesidad de una reducción gradual de las retenciones complementada con incentivos especiales; una alternativa sería combinar reducciones netas de alícuotas en DEX con pagos de DEX a cuenta de Ganancias y, además, la posibilidad de recuperar una porción de los DEX pagados si se adquieren ciertos bienes y servicios de producción nacional, de manera que pueda asegurarse una mayor inversión y consumo en bienes locales por parte de los beneficiarios de la reducción de los DEX.

El trabajo incluirá aspectos de reformas al régimen de indemnización por despidos. “La mayor fortaleza de una reforma al régimen de indemnización se asocia con la morigeración de los pasivos contingentes, con la importancia que ello tiene para promover inversiones y una mayor formalización de la economía. Puede generar también mejores incentivos para reducir el ausentismo, mejorar el clima laboral y fortalecer los lazos de confianza entre empleados y empleadores, todo lo cual redundaría en mejoras de productividad, tanto al interior de cada empresa como a nivel de la economía en general”, señala el documento al que accedió LA NACION.

Entre los lineamientos se señala que los cambios serían válidos para los nuevos contratos laborales, con ventana para la adhesión voluntaria, a ser negociada por empresa, de los contratos preexistentes; la apertura de cuenta individual, a nombre del trabajador; un aporte mensual a cargo del empleador, equivalente a un determinado porcentaje del salario bruto que pasa a ser “unidad de cuenta” para el cálculo de las eventuales indemnizaciones, de modo de evitar litigiosidad acerca de los montos que corresponden.

Considera que debería establecerse un tope (a definir en cálculos a precisar) para la indemnización bajo los nuevos contratos laborales. En caso de despido, el empleador paga la diferencia entre la indemnización que corresponde y el dinero acumulado en la cuenta individual. El trabajador mantiene a su nombre los ahorros en caso de renuncia, y puede obtenerlo en el momento de la jubilación.

También se considera la necesidad de impulsar la reconversión de planes sociales en programas de promoción del empleo productivo y la articulación publico privada para mejorar la empleabilidad de jóvenes y poblaciones vulnerables.