Incertidumbre cambiaria: en tres meses salieron depósitos por USD 650 millones

Domingo 21 noviembre 2021

Las colocaciones privadas en efectivo alcanzaban los USD 16.484 millones el 9 de agosto, para ceder a USD 15.829 millones el 15 de noviembre, un mínimo en ocho meses

Los períodos económicos enmarcados en procesos electorales siempre generan repercusión en el nivel de depósitos en dólares.

A la par de una creciente demanda de divisas por todas las vías como cobertura ante eventuales simbronazos políticos y consecuentes medidas económicas, en 2021 se dio la salida de divisas del sistema financiero.

Los depósitos en dólares en efectivo del sector privado descendieron USD 655 millones o 4% en los últimos tres meses, según datos del Banco Central. Las colocaciones privadas en efectivo alcanzaban los USD 16.484 millones el 9 de agosto, para ceder a USD 15.829 millones el 15 de noviembre.

Así, los depósitos a la vista de los privados descendieron a su monto más bajo en ocho meses, desde los USD 15.774 del 15 de marzo de este año.

No obstante, esta merma de divisas no tuvo un efecto sobre las reservas internacionales del Banco Central. ¿Por qué? Si bien la mayor parte de los depósitos en divisas se contabiliza como encaje dentro de los activos, el fuerte descenso de los créditos en dólares por encima de la caída de los depósitos mejoró el nivel de reservas por este concepto.Por el desplome del crédito, los encajes que se contabilizan como reservas crecieron USD 280 millones a pesar de la merma de los depósitos

Así, los préstamos en dólares descendieron USD 935 millones o 17,4% en tres meses, desde los USD 5.362 millones del 9 de agosto pasado a los USD 4.427 millones el 13 de noviembre.

De este modo, las reservas por encajes aumentaron en este lapso en USD 280 millones, desde los USD 11.122 millones a los 11.402 millones de dólares. Ahora, los encajes que integran reservas se elevaron a su rango más alto desde el 29 de agosto de 2019, y representan un 26,8% de las reservas brutas, en USD 42.523 millones el 15 de noviembre.

Este desplome de los créditos en divisas tiene una simple explicación: las empresas no quisieron llegar tan endeudadas a los comicios, como vía precautoria ente un eventual endurecimiento de los controles cambiarios que las empuje a un default.

Basta recordar que en septiembre del año pasado el Banco Central obligó a las empresas privadas a refinanciar sus vencimientos de deuda con el exterior con la posibilidad de la cancelación de hasta el 40% de los vencimientos de capital.

Los préstamos en dólares al sector privado retrocedieron a su nivel más bajo en cinco años y siete meses, cuando sumaban USD 4.377 millones el 15 de abril de 2016.Desde 2020 el Central se arrogó la potestad de prestar o no conformidad previa a cada operación cambiaria de las empresas

“Bajo este nuevo marco, se invita a las empresas del sector privado a mantener el proceso de desendeudamiento en moneda extranjera en curso, a un ritmo que resulte compatible con las necesidades de divisas de la economía y la estabilidad cambiaria”, señaló la comunicación oficial del 15 de septiembre de 2020, todavía vigente.

De esta manera, la variación de la cantidad de dólares en bancos -depositados y prestados- terminó ayudando a las reservas brutas del BCRA con ese aporte de USD 280 millones en el último trimestre, aunque no así a las reservas netas, es decir las que se obtienen al descontarles el “swap”de monedas con China y otros préstamos, junto con el encaje en bancos de dólares privados.

Un informe del Grupo de Estudios de la Realidad Económica y Social (Geres) en base al último balance del Banco Central señaló que al 15 de noviembre, las reservas netas del BCRA se ubicaron en USD 6.40 millones, de las cuales solo USD 810 millones eran líquidas, mientras que otros USD 2.033 millones correspondieron al remanente de Derechos Especiales de Giro (DEG) del FMI y USD 3.697 millones a las tenencias de oro, mientras que las reservas totales o brutas llegaron a 42.523 millones de dólares.

Tres meses antes, el 7 de agosto de este año, las reservas estrictamente líquidas alcanzaban los USD 3.601 millones, según cálculos de GERES en base al BCRA, aunque entonces las arcas de la entidad aún no contaban con el refuerzo de los nuevos DEG del FMI que se incorporaron a reservas el 26 de agosto.

El analista financiero Christian Buteler dijo  que “hay que despejar la discusión sobre la utilización de depósitos de la gente por parte del Banco Central: es importante destacar que no es así ¿Cuánto informa en su balance que tiene en divisas el BCRA -no en oro, ‘swap’ chino o DEG-? En divisas contantes y sonantes tiene USD 24.000 millones. ¿Y cuánto son los encajes? 12.000 millones de dólares. Entonces, no está usando dólares de los encajes”.

“Podrá estar usando otra cosa, podrá tener reservas netas negativas si yo les saco el oro -no habría que hacerlo, porque el oro es una operación que se puede convertir rápido en divisas- si se quitan los DEG que están detallados aparte, el ‘swap’ chino, dan las reservas netas negativas. Pero la realidad es que al tomar constante dólares versus constante deuda por depósitos da positivo”, agregó Buteler.Mientras que los depósitos en dólares descendieron a su nivel más bajo en ocho meses, los créditos en dólares retrocedieron al nivel de abril de 2016

En tanto, el economista Gabriel Rubinstein advirtió sobre la contabilización de depósitos privados como reservas pues consideró que “eso que va al Banco Central es de los bancos, y en realidad en el fondo de los depositantes, pero la plata la depositan en el Banco Central, por lo tanto el BCRA tácticamente la puede usar, no es legítimo, creo que tampoco es legal, pero lo usan y es arriesgado y demuestra la endeblez de la situación”.

“Cuando vos tenés que usar algo que no es tuyo, y no te lo dieron para ser usado para otro fin que tenerlos ahí en caso de que un depositante quiera la plata, el BCRA es como que se toma prestado una plata sin que la otra parte se la haya prestado”, expresó Rubinstein en declaraciones a radio Milenium.